Francia se prepara a una nueva ola de COVID-19 pero sin confinamiento general

El nuevo primer ministro francés, Jean Castex, señaló que trabaja para que el país esté listo ante una nueva oleada del coronavirus pero excluyendo un confinamiento general como el que se aplicó durante casi tres meses entre marzo y mayo.

Blom

 

Castex, que antes de llegar al gobierno la semana pasada había estado ocupado en la desescalada que se inició el 11 de mayo, explicó que su misión ahora es «preparar Francia a una eventual segunda ola, pero sobre todo preservando en ese caso la vida económica y social».

«Porque -añadió- no se soportaría un confinamiento general y absoluto como el que vivimos», y que tuvo «consecuencias terribles, humanas y económicas».

Insistió Castex en que la intención ahora es ser selectivos en las medidas restrictivas. El primer ministro se desplazará este fin de semana a la Guayana francesa, departamento en la cuenca del Amazonas que comparte cientos de kilómetros de frontera con Brasil.

Es el territorio francés más afectado en este momento por la epidemia y allí el martes se confirmaron 124 nuevos casos positivos de un total de 394 test realizados. Desde la metrópoli se han enviado refuerzos en términos de personal sanitario y de material, en particular un hospital móvil.

De acuerdo con los datos publicados el martes por la Dirección General de Sanidad (DGS), en las últimas 24 horas hubo 13 nuevas muertes en Francia por el COVID-19, que elevan la cifra total a 29.933 desde comienzos de marzo.