Al estilo de la escuela de Jaureguiberry, la primera escuela sustentable de América Latina, este centro educativo es totalmente sostenible y fue hecho con bambú, una madera que requiere bajo mantenimiento y es resistente a la humedad y los cambios de temperaturas.

Este espacio educativo garantizado se encuentra en la localidad de Carate de Puerto Jiménez, en la zona sur de Costa Rica, y tiene aulas, comedor escolar, un salón comunal ecológico y otras facilidades, todos construidos con piezas de esta planta tropical de rápido crecimiento y bajo costo.

La construcción de estas instalaciones se hizo respetando las estrictas normas ambientales de Costa Rica a la hora de erigir edificios cerca de bosques, parques nacionales y zonas protegidas, y cumple con normas internacionales de calidad y convivencia, de acuerdo a la Lared21.

Entre otras maravillas, cuenta con un sistema de recolección de agua de lluvia que sirve para las diferentes aplicaciones en el centro educativo, y la electricidad la genera un juego de paneles solares, por lo que no consume electricidad de la red pública, a pesar de que Costa Rica produce casi toda su energía eléctrica de fuentes renovables.

Sin duda, es una novedosa edificación que contribuye directamente al cuidado del medio ambiente y es una de las pocas escuelas 100% ecológicas en la región Latina. ¿Te gustaría aprender en un ambiente fresco como este?

.
Fotos: Lared21

Cactus24 (05/06/2018).