Fobias: Identifica cuál padeces y cómo tratarla

mentesaludable

 

Una fobia es un miedo irracional, un tipo de trastorno de ansiedad en el cual, el paciente tiene un miedo implacable a una situación, a una criatura, lugar o cosa. Las personas con una fobia hacen todo lo posible por evitar un peligro percibido, que es mucho mayor en sus mentes que en la vida real. Si es confrontado con la fuente de su fobia, la persona sufrirá una angustia enorme, que puede interferir en su funcionamiento normal, a veces puede conducir al pánico total. Para algunas personas, incluso pensar en su fobia es altamente angustioso.

Las fobias son comunes en la vida de los individuos, es importante saber la diversidad para lograr identificarlas.

Existen alrededor de 248 fobias reconocidas y algunas de ellas fueron recogidas en 1942 por Henry Jay, semiólogo francés.

Hoy te traemos algunas de las más comunes:

Zoofobia: miedo a los animales.

Cinofobia: miedo a los perros.

Entomofobia: miedo a los insectos.

Gelofobia: miedo a los gatos.

Ofidiofobia: miedo a las serpientes.

Muridofobia: miedo a los ratones.

Acrofobia: miedo a lugares altos.

Agorafobia: miedo a lugares abiertos.

Aigmofobia: miedo a objetos puntiagudos.

Brontofobia: miedo a los truenos.

Claustrofobia: miedo a lugares encerrados.

Criptofobia: miedo a espacios pequeños.

Neofobia: miedo a lo nuevo.

Nictalofobia: miedo a la noche.

Tanatofobia: miedo a la muerte.

Nosofobia: miedo a las enfermedades.

Algofobia: miedo al dolor.

Bacteriofobia: miedo a las bacterias.

Cardiopatofobia: miedo a los infartos.

Fobofobia: miedo a la angustia.

Hematofobia: miedo a la sangre.

Misofobia: miedo al contagio.

Traumatofobia: miedo a los accidentes.

¿Cuáles son las opciones de tratamiento para las fobias?
Si la fobia no causa problemas graves, la mayoría de los pacientes saben que simplemente evitando la fuente de su miedo es suficiente para mantener el control.

Algunas fobias no son posibles de evitar, como es el caso de la aerofobia (miedo a volar). En tales casos, se debe buscar la ayuda profesional.

La buena noticia es que con el tratamiento adecuado, la mayoría de las fobias pueden curarse. El tratamiento debe adaptarse al paciente para que funcione, no hay un solo tratamiento que funcione para todo el mundo.

El médico, psiquiatra y/o psicólogo, puede recomendar una terapia de conducta, medicamentos o una combinación de ambos. La terapia está dirigida a reducir los síntomas del miedo y la ansiedad, y ayudar a los pacientes a controlar sus reacciones frente a la fuente de su miedo.

» Terapia conductual: la desensibilización (terapia de exposición), si se hace correctamente, puede ayudar a los pacientes a alterar su respuesta a la fuente de su miedo. Los pacientes son expuestos a la causa de su fobia en progresivos pasos graduales. Alguien que tiene miedo a volar en un avión puede empezar con sólo pensar en volar, luego mirar los aviones, ir al aeropuerto, quizá sentarse a practicar en una cabina de avión simulada, y finalmente, subir a un avión.

» Terapia de avanzada: El terapeuta le da herramientas al paciente para que tenga un entendimiento entre ambos cerebros (el cerebro emocional y el cognitivo) originando una armonía interior que sustenta todas las experiencias duraderas de bienestar. Tiene una gran ventaja sobre las otras terapias, ya que el tiempo es mínimo y causa un efecto positivo duradero.

Es importante  reconocer las fobias que generan en la persona, la intención de buscar orientación y hacer frente a las limitaciones que son causadas por este trastorno.