Familias de migrantes en Trinidad & Tobago dicen que era mayor riesgo dejarlos en Venezuela

Familiares de los menores venezolanos que fueron deportados luego de intentar ingresar ilegalmente a Trinidad & Tobago el 22 de noviembre dijeron ayer que sabían que estaban infringiendo la ley. Sin embargo, dijeron que se vieron obligados a hacerlo para garantizar la supervivencia de sus seres queridos.

En declaraciones a Guardian Media , Miguel Colina, de 29 años, dijo que su esposa Mariels Fermo, de 27 y tres hijos, de entre tres y 12 años, se encontraban entre los migrantes que fueron deportados y devueltos a T&T y que ahora se encuentran en cuarentena en el Helipuerto de Chaguaramas (Trinidad). No los ha visto en dos años desde que salió de Venezuela para venir a Trinidad.

Blom

 

“Sabía que era un riesgo, pero tenía la esperanza de tenerlos conmigo”, dijo Colina.

“Para mí fue un riesgo mayor dejarlos en Venezuela, porque en Venezuela es casi imposible vivir: falta de comida, falta de frutas para los niños, falta de tabletas para ellos. Mi esposa, cuando estaba en la comisaría de Erin, ella … perdió mucho peso y mis hijos, cuando los vi, perdieron mucho peso. Fue demasiado.»

Carelys Caraballo, de 23 años, dijo que sus dos sobrinos y su sobrina, de entre dos y 11 años, estaban en el barco con su cuñada Yanitza. Dijo que vendrían a vivir con ella.

“Siempre ha sido mi deseo ayudarla (cuñada). Siempre he estado muy cerca de mis … sobrinas y de mi sobrino ”, dijo.

Dijo que tanto ella como su esposo estaban trabajando muy duro para poder mantener económicamente a los niños cuando llegaran.

Félix Marcano, de 44 años, dijo que su esposa Nelysbeth Contera, de 34 y sus hijos Alicia, de 9, y Zaid, de 5, estaban a bordo del barco.

“Lo único que quiero es que vuelvan conmigo”, dijo Marcano.

“Todo lo que quiero es tenerlos conmigo. Quiero protegerlos. Quiero darles la vida que les prometí. Quiero darles buenas comidas «.

Dijo que la situación era tan mala en Venezuela que podrían matarlo si lo veían con comida para su familia.

Todos los familiares de los migrantes detenidos han estado viviendo en Trinidad durante al menos un año y fueron registrados durante la iniciativa de Registro de Migrantes del Gobierno el año pasado.

El 22 de noviembre, 16 niños venezolanos y nueve mujeres fueron deportados pocas horas antes de su audiencia judicial. Posteriormente regresaron al país y fueron detenidos por la policía a su llegada.

En una carta abierta al primer ministro, el Dr. Keith Rowley, la semana pasada, el Centro Caribeño de Derechos Humanos, Amnistía Internacional, Refugees International y otras 14 organizaciones dijeron que su regreso le da al gobierno de T&T una segunda oportunidad para cumplir con sus obligaciones nacionales e internacionales de proteger a las personas que buscan seguridad del peligro.

Cactus24/01-12-2020