Encuentran cuerpo de reportero gráfico en el río Neverí

La mañana de este viernes, mientras un grupo de niños se encontraban en busca de mangos, se percataron de un cadáver que flotaba en el río Neverí, en las adyacencias del barrio El Muro, ubicado en Barcelona, capital del estado Anzoátegui. Tras comunicarles el acontecimiento a unos vecinos, estos dieron parte a las autoridades, notificándoles además que el cuerpo solo portaba un jean.

Blom

 

De acuerdo a lo reseñado por el portal anzoatiguense El Tiempo, funcionarios de Protección Civil se apersonaron en el lugar para rescatar los restos y trasladarlos a la costa, lugar a donde acudieron los familiares para el reconocimiento del mismo, quedando identificado como Aroldo Enrique Arreaza Betancourt (31), quien en vida se desempeñaba como reportero gráfico y motero.

Posteriormente, efectivos del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc) procedieron a realizar el levantamiento del cadáver para trasladarlo a la morgue del hospital Luis Razetti, donde al practicar la necropsia de Ley, los forenses detectaron una herida detrás del lóbulo de la oreja izquierda, sin embargo, no pudo determinarse si fue provocada por una bala, un arma blanca u objeto contundente.

Fuentes policiales presumen que el Arreaza murió ahogado tras ser arrojado al río Neverí, indicando además que el asalto sería el posible móvil del homicidio.

La hermana del fotógrafo, por su parte, comentó que el ahora occiso había salido de su hogar, ubicado en el barrio Tierra Adentro, alrededor de las 9:00 de la mañana de este jueves en búsqueda de un repuesto para su motocicleta. De acuerdo a declaraciones de otro pariente, Arreaza iba acompañado de un amigo.

Tras cersiorarse de que no había regresado a su domicilio, los familiares comenzaron a buscarlo en diversos cuerpos de seguridad y centros asistenciales, confirmando la aparición del cuerpo a las 2:00 de la tarde de este viernes.

La joven precisó que al infortunado le fue hurtado su teléfono celular, su dinero y su automóvil.

“Lo mataron por ser demasiado bueno y confiado” aseveró un primo del motero.

 

Cactus24 (25/06/2016)