Encuentran anomalías oculares en algunos casos graves de la COVID-19

Los exámenes con imágenes por resonancia magnética (IRM) han detectado anomalías significativas en los ojos de algunos pacientes en casos graves de la COVID-19, según un artículo que publica este martes la revista Radiology.

El estudio, realizado en Francia, apunta a la conveniencia de realizar un examen de los ojos a estos pacientes a fin de detectar posibles consecuencias oftalmológicas, potencialmente graves, del coronavirus y darles el tratamiento apropiado.

Blom

 

En todo el mundo, la pandemia que se inició hace más de un año ha enfermado a casi 110 millones de personas y ha causado 2,41 millones de muertes. En Estados Unidos se han confirmado 27,7 millones de casos y más de 486.300 muertes.

El artículo señaló que, si bien el coronavirus ataca principalmente los pulmones, también se le ha vinculado con anormalidades oculares como conjuntivitis y retinopatías que pueden resultar en pérdida de la visión.

Hallazgos del estudio

La Sociedad Francesa de Neuroradiología realizó un estudio con 129 pacientes con COVID-19 grave, a los que sometieron a exámenes de IRM para determinar la naturaleza y la frecuencia de esas anomalías en los ojos.

Nueve de los pacientes, equivalentes al 7 %, mostraron anormalidades en el globo ocular, y los exámenes de IRM encontraron uno o más nódulos en el polo posterior del globo. Ocho de esos nueve pacientes habían pasado tiempo en la unidad de cuidados intensivos debido al coronavirus.

Los nueve pacientes tenían nódulos en la región macular, el área en el fondo del ojo donde opera la visión central, y ocho de ellos tenían esos nódulos en ambos ojos.

Los investigadores señalaron que se desconocen los mecanismos que llevan a la formación de esos nódulos, aunque consideran que podían relacionarse con la inflamación causada por el coronavirus.

Otro factor podría ser el drenaje inadecuado de las venas de los ojos, un problema que se ha encontrado en los pacientes que pasan tiempo en la UCI boca abajo o entubados. Siete de los pacientes que mostraron anormalidades oculares en el estudio habían pasado largos períodos en esa posición en la UCI.

Este estudio sustenta, asimismo, otras investigaciones que han mostrado que la COVID-19 tiene consecuencias más amplias en las personas que ya tienen otros problemas de salud. De los nueve pacientes en los cuales se hallaron los nódulos oculares, dos padecían diabetes, seis eran obesos y dos tenían hipertensión arterial.

Recomendaciones

Los resultados de este estudio indican que debería considerarse el examen ocular de todos los pacientes con coronavirus grave para detectar los nódulos, incluida la IRM de alta resolución.

Otros exámenes recomendados son la fundoscopía, que usa una lupa y una luz para inspeccionar el fondo del ojo, y la tomografía de coherencia óptica, una prueba no invasiva que produce una imagen tridimensional de la estructura del ojo.

(Con información de EFE)

Cactus24/17-02-2021