El primer preservativo inteligente ya es una realidad (+Foto)

El primer preservativo inteligente ya es una realidad (+Foto)
Se llama i.Con Smarth condom y sus funciones son similares a las conocidas pulseras de monitorización.

El primer preservativo inteligente ya es una realidad

Se trata de un anillo que se ajusta en la base del pene y que está hecho de goma sintética robusta y contiene una pequeña fibra de carbono a prueba de agua que alberga los componentes electrónicos como el chip y los sensores.

La particular de este dispositivo es que mide el rendimiento sexual.

Las funciones son similares a las conocidas pulseras de monitorización que registra:

– Velocidad máxima y media de penetración

– Cantidad de penetraciones

– Tiempo del acto sexual

– Calorías quemadas

– Temperatura media de la piel

– Frecuencia de las sesiones sexuales

– Circunferencia del pene

– Número de posturas usadas

Todos estos datos, el usuario los recibe directamente en su celular.

Capaz de usarse con o sin condones, según sus creadores una de las ventajas del i.Con es que se puede colocar después de haberse puesto un condón y sirve para sujetarlo mejor. Y no, llevarlo puesto no afecta a la sensación de placer ni constituye una molestia para la experiencia sexual, afirman sus inventores. “De hecho no sabrás ni que llevas el i.Con puesto. Es extremadamente ligero y no-invasivo”, sostuvieron.

Una vez termine el acto, basta con quitarse el i.Con y conectarlo vía micro USB al celular y descargar y echar un vistazo a los datos gracias a la app que viene con el gadget, tanto para el iPhone como para smartphones Android. También se puede enchufar el i.Con al puerto USB de la PC, pero sólo para cargar su batería.

Según contaron sus creadores al diario británico Metro, este dispositivo permite también detectar infecciones de transmisión sexual. No obstante, para Ignacio Moncada, jefe del Servicio de la Urología y de la Unidad del Varón del Hospital Universitario Sanitas La Zarzuela, que esta herramienta sea capaz de detectar infecciones de transmisión sexual “es imposible”, ya que para ello “se requiere un estudio microbiológico especializado”, le explicó al diario español El País.

También señala Sobre los posibles efectos adversos, el urólogo advierte de que esta monitorización tan exhaustiva podría llevar a lo que se conoce como “ansiedad de ejecución”, “es decir, que se esté más atento a las reacciones y a la respuesta sexual que a la propia actividad”. De esta forma, Moncada insiste en que esta herramienta debe tomarse más que como una ayuda a la salud sexual, como “un entretenimiento o juguete sexual”, puesto que “el sexo sano requiere que prestemos atención solo a las sensaciones y al placer mutuo y no a la auto-observación de la respuesta sexual (duración o rigidez de la erección, etcétera)”.

Cactus24 (31-08-2018)

ATENCIÓN: Cactus24 no se hace responsable de los comentarios emitidos por los lectores.