El papa volvió a calificar de “genocidio” las masacres de armenios

En su visita a Armenia, el papa Francisco reiteró que las masacres de armenios en 1915 por ordenes de autoridades otomanas fueron “genocidios”.

Blom

 

Francisco viajó a Armenia con un mensaje de paz y reconciliación en ese país caucásico que mani¿tiene complicadas relaciones con sus vecinas Turquía y Azerbaiyán.

Por su parte el presidente de Armenia, Serge Sargsián, dijo hoy que el genocidio armenio es «una realidad innegable» y agradeció al papa sus palabras del año pasado, cuando denunció la masacre de armenios como «el primer genocidio del siglo XX».

En abril del año pasado, Francisco tildó de «genocidio» en una misa en el Vaticano las deportaciones masivas de armenios orquestadas por las autoridades otomanas en 1915, que derivaron en la muerte de un millón y medio de armenios.

«En aquella ocasión se recordó el centenario del ‘Metz Yeghérn’, el ‘Gran Mal’, que azotó a vuestro pueblo y causó la muerte de una gran multitud de personas», dijo el papa en el palacio presidencial en Ereván ante el presidente de la República, Serge Sargsián, y el cuerpo diplomático.

Durante su viaje, mantendrá un encuentro privado con el patriarca supremo o “Katholikós” Karekin II, que lidera la Iglesia Gregoriana Apostólica armenia.

Francisco celebrará múltiples actos religiosos y también políticos, y visitará la norteña Gyumri, donde reside una gran parte de la comunidad católica armenia, que suponen una minoría en el país frente a la Iglesia Apostólica.

En la primera jornada de viaje, Francisco realizará una visita de oración a la catedral apostólica de Etchmiadzin, visitará al presidente de la República, Serz Sargsyan, y se reunirá con la sociedad civil y  con el cuerpo diplomático armenio.

Además, acudirá el sábado al memorial de Tzitzernakaberd, que recuerda al millón y medio de armenios que murieron en las deportaciones orquestadas por los otomanos en 1915.

El domingo se reunirá en el palacio apostólico en Etchmiadzin con los obispos católicos armenios, catorce en total, tres residentes en el país y el resto pertenecientes a la diáspora.

Después, aunque Francisco no suele aceptar este tipo de invitaciones, almorzará con el patriarca, sus jerarcas, los obispos y cardenales católicos y con el séquito papal y se reunirá con delegados y benefactores de la Iglesia armenia apostólica.

El último acto de Francisco en Armenia tendrá lugar en el monasterio de Khor Virap, uno de los lugares de mayor relevancia espiritual ya que, según la tradición, ahí estuvo encerrado Gregorio I el Iluminador, el primer apóstol de Armenia.

Francisco y el patriarca, como señal de paz, soltarán a dos palomas en este lugar, que se asoma al monte Ararat, símbolo de Armenia pero en suelo turco por la reducción territorial que ha vivido el país a lo largo de su historia.

Fuente: EFE

CACTUS24 (24-06-16)