El Dato: la incomparable y dulce fruta de El Cardón

Ya es común ver a las hermanas Semeco en el semáforo ubicado al final de la calle Comercio de Caja de Agua, con baldes llenos de esa fruta engañosa, porque aunque su textura es tosca, su sabor es realmente dulce. Esta fruta es proveniente de la espinosa mata de El Cardón y es conocida en Falcón como “Dato”.

- Anuncios -

Marbelys y Merys son oriundas del poblado de Barunú, municipio Falcón. Desde hace 10 años han comercializado el Dato, como un sustento para su humilde y numerosa familia: Marbelys tiene seis hijos y Merys ocho.

La rutina para las hermanas comienza a las 11:00 de la mañana y termina a eso de las 6:00 de la tarde. Ambas, en compañía de sus hijos mayores, aprovechan la luz roja para ofrecer a los transeúntes la fruta en sus distintos colores (amarillo, blanco, rojo, naranja y gris), ofertando la docena por Bs. 200. El color más vendido es el rojo.

“No me da pena vender datos”, expresó Marbelys, asegurando que es rentable porque a todos les gusta el sabor de la fruta autóctona. Han llegado a vender hasta 40 baldes en menos de una semana.

LA DATERA

Las dateras son unas varillas largas que se unen y en el extremo superior se amarran formando una especie de tridente adaptado para recoger la fruta directamente del cactus. Este utensilio ha facilitado el proceso de recolección y evita que las espinas de la planta perjudiquen a quien colecta la fruta.

CUALIDADES

Frank Calles Galicia,  dedicado a los quehaceres de la cultura popular, actualmente presidente de la Asociación de Poetas Sabaneros  “Juan Felino”,  detalló ciertas cualidades sobre El Dato, que lo diferencian de otras frutas. “El Dato es redondo y tiene infinidades de púas. Mucha gente no lo come porque presenta una condición especial, y es que casi la mitad que se puede saborear como fruta, es de semilla lo que genera una extraña sensación en la boca. Tiene que estar madurito para ser sabroso, y bien frío”.

Hay uno que se pasma, a ese se le dice “Cachinare” (es algo que no llegó a su madurez y de menor calidad). Esta fruta tropical  sólo se da en regiones áridas, y deben tener agua constante. Es la preferida del “Chuchube”. No se cosecha, nace silvestre, agregó Calles Galicia.

Su calidad depende del suelo; Merys da garantía de que el Dato más sabroso es el extraído de los cactus de Barunú. El Cují y el Semeruco también los venden las hermanas Semeco, quienes a pesar de no haber estudiado sobre ello, conocen bien los beneficios medicinales que ha aportado esta fruta a la salud a sus chamos. Dan gracias a Dios de que exista el Dato.

LUISMALY MAVARES/ FOTOS: KEREN MORALES CACTUS24 (17/11/15).

Comentarios
COMPARTIR