EEUU insta a la población a llevar mascarilla ante el empeoramiento de la epidemia

El jueves, la administración Trump se sumó a las autoridades locales al aconsejar a los estadounidenses que usen mascarillas cuando se aventuren a salir de casa durante la pandemia de coronavirus, mientras el número de muertes en Estados Unidos aumentó por primera vez en 1.000 en un solo día.

Blom

 

En una conferencia de prensa en la Casa Blanca, Deborah Birx, miembro del grupo de trabajo del presidente Donald Trump sobre el coronavirus, dijo que los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos añadirán en los próximos días una recomendación sobre las mascarillas a las directrices sobre medidas de protección.

Sin embargo, Birx dijo que los estadounidenses, a casi todos los cuales se les ha dicho que se queden en casa excepto para las salidas imprescindibles, no deberían desarrollar una “falsa sensación de seguridad” de que están totalmente protegidos de la enfermedad respiratoria cubriéndose la cara.

Trump, en respuesta a las preguntas de los periodistas en la conferencia, dijo que solo “si la gente quiere usarlas, puede hacerlo”.

Hasta el jueves por la noche, el número de muertes en Estados Unidos por COVID-19, la enfermedad respiratoria causada por el coronavirus, era de 5.887, con más de 243.000 casos en los 50 estados.

Los casos globales superaron el millón el jueves con más de 52.000 muertes, según un recuento de Reuters basado en datos de cada país.

Expertos médicos de la Casa Blanca han pronosticado que entre 100.000 y 240.000 estadounidenses podrían morir, incluso si se siguen las órdenes de confinamiento.

La Administración Trump, los CDC y las autoridades de salud pública han dudado en el tema de las mascarillas desde que estalló la pandemia, diciendo inicialmente a las personas sanas que tales medidas eran innecesarias o incluso contraproducentes.

NO HAY LUGAR PARA LOS MUERTOS

Los alcaldes de Nueva York y Los Ángeles instaron a los residentes a cubrirse la cara. El alcalde de Nueva York, Bill de Blasio, citó estudios que muestran que el virus puede ser transmitido por personas infectadas que no muestran síntomas.

“Lo que significa que cuando te cubres la cara estás protegiendo a todos los demás”, dijo de Blasio.

El alcalde demócrata sugirió a los neoyorquinos el uso de bufandas u otras mascarillas caseras porque el equipo de protección de grado médico era escaso.

Una reserva de emergencia de material médico mantenida por la Administración de EEUU casi se ha quedado sin ropa protectora para médicos y enfermeras.

En la ciudad de Nueva York, donde al menos 1.400 personas han muerto a causa del virus, los hospitales y las morgues tenían dificultades para tratar a los enfermos graves y enterrar a los muertos.

Los directores de funerarias y cementerios informaron de un aumento de la demanda no visto en décadas, mientras los casos superaban los 50.000 en la ciudad.

Los crematorios prolongaban sus horarios de trabajo y quemaban los cuerpos hasta la noche, mientras los cadáveres se apilaban tan rápidamente que los funcionarios de la ciudad buscaban sitios de entierro temporales en otras partes del estado.

“Nos hemos estado preparando para el peor de los casos, que en muchos sentidos se está empezando a materializar”, dijo Mike Lanotte, director de la Asociación de Directores de Funerarias del Estado de Nueva York.

 

Cactus24 03-04-20