Diferencias sexuales y emocionales entre ellas y ellos

Son muchas las diferencias que existen entre ellos y nosotras, ya predeterminadas fisiológica y psicológicamente y a eso le sumamos el modo en que cada uno ha sido criado, la cultura y la forma de expresar el amor, esta serie de elementos hace que resulte complicado iniciar una relación de pareja, pues unirse a otro es más o menos como mudarse a otro país, donde se habla otro idioma y se come distinto, y nos toca, en lugar de quejarnos por el sabor de la comida, adaptarnos a la nueva gastronomía.

- Anuncios -

Si podemos reconocer con anterioridad las diferencias existentes entre géneros, evitaremos conflictos y mejor aún, nos generará menor angustia muchas de las situaciones que vivimos a diario en pareja, en el mejor de los casos.

En esta sección no nos agradan las generalizaciones, puesto que todo aplica distinto para cada persona por el tema de la individualidad y particularidad, sin embargo, está comprobado científicamente que hombres y mujeres somos distintos. Exploremos entonces dos áreas fundamentales, la comunicación y la sexualidad, salvando las excepciones, ¿en qué nos diferenciamos?

Las mujeres nos conectamos a través de la conversación, siempre queremos hablar de lo que pensamos, sentimos, del pasado y el futuro, mientras ellos lo hacen a través de la acción y comparten ideas y hechos concretos, además evitan hablar acerca de sus sentimientos, pues les resulta incómodo hacerlo.

Por esta pequeña diferencia, cualquier tema cotidiano se puede convertir en una gran discusión, así que si ya sabemos esto, nosotras podemos ir un poco más al grano (no será fácil) y además fijar momentos específicos para hablar (que no sea todo el tiempo, o cuando empieza el juego de futbol o luego de un día de arduo trabajo), estableciendo un diálogo oportuno. Y ellos pueden dejar de creer que hay una fatal intención de fastidiarlos, no señores se trata de una característica femenina esencial como lo es expresar nuestras emociones. Como dato adicional (y esto no va a gustar a muchas), estudios han demostrado que los hombres solo prestan atención los primeros cinco minutos de conversación, es una preciada información ¿cierto?

Por otro lado, las mujeres hacemos preguntas, argumentamos y analizamos, los hombres tienen respuestas directas y sencillas, generalmente avocadas a la resolución del conflicto. Muchas veces esto nos hace creer que nuestra comunicación no funciona, cuando no es esa la realidad, por eso será pertinente detectar si estamos en presencia de un problema o del desconocimiento de la información anterior.

Hombres y mujeres vivimos la sexualidad de modo distinto y, aunque en este tiempo las cosas han cambiado bastante en este tema, aún prevalecen diferencias entre géneros. Los estudios han demostrado que los hombres experimentan mayor deseo sexual que las mujeres, mientras piensan en sexo alrededor de 19 veces al día, nosotras llegamos a 10. (Con sus respectivas excepciones). Por otra parte, las féminas necesitamos sentirnos amadas e involucramos la mayoría de las veces las emociones y sentimientos en la experiencia sexual, mientras que ellos pueden apartar sentimientos y ejercicio de la función sexual, con bastante facilidad.

Por allí dicen la mujer ama y luego desea y los hombres desean y luego aman, ¿qué dicen ustedes? En la relación sexual, por ejemplo, los hombres se excitan más mediante la visión de estímulos sexuales (una película erótica, un cuerpo desnudo). Las mujeres, en cambio, no necesitamos tanto la ayuda de  estímulos visuales, sino táctiles, auditivos o sensuales (caricias, susurros, besos). Solemos necesitar más estimulación sexual que los hombres, pues para la mujer no es tan sencillo como para el hombre llegar al orgasmo. Además, y afortunadamente, las mujeres podemos ser multiorgásmicas, cosa que los caballeros no.

A diferencia de ellos, el ambiente influye en la excitación de la mujer, debe ser tranquilo y relajado para conseguir una mayor excitación. Los hombres, en cambio, son más indiferentes al entorno, se activan enseguida ante la posibilidad de una relación sexual. El estado de ánimo también influye en la excitación de las mujeres. Los enfados y discusiones de la pareja afectan nuestra disposición de tener relaciones sexuales. Los hombres son capaces de cambiar rápidamente su estado de ánimo para conseguir la relación sexual.

Todo lo anterior no quiere decir que tengamos que resignarnos a vivir de ese modo, siempre es posible flexibilizar y cambiar lo que es necesario para llevar a cabo una vida sexual plena y satisfactoria, así que mujeres, las relaciones sexuales mejorarán nuestro estado de ánimo y hasta el dolor de cabeza, por lo que ya no serán más una excusa para no tenerlas. Hombres, por otro lado, ¡las féminas necesitamos mayor estimulación! Con nosotros eso de ir directo al grano no funciona.

Bienvenidos los cambios que generen relaciones más placenteras y ¡a vivir al máximo nuestra sexualidad!

 

 

IRINA FANEITE

ATENCIÓN: Cactus24 no se hace responsable de los comentarios emitidos por los lectores.