Día de Punto Fijo | Heladería Polo Norte, tres generaciones y 64 años deleitando paladares

La heladería Polo Norte se creó un agosto de 1956 en la calle Mariño entre avenida Bolívar y Colombia de Punto Fijo, cuando la ciudad era “un caserío”, así lo contó Mauro Pastore, tercera generación de este negocio familiar que se ha convertido para puntofijenses un lugar de encuentro para degustar los más deliciosos y cremosos helados.

Blom

 

En este 51 aniversario de la ciudad de Punto Fijo, a pesar de la crisis económica y una pandemia a cuestas, los Pastore están en pie de lucha para mantener el negocio familiar. Su primera generación: los esposos Mauro y María Pastore, de descendencia italiana llegan a Venezuela, específicamente a La Guaira en los 50′ y en el año 56 se radicalizan en Punto Fijo en donde emprendieron el negocio de la heladería.

Más tarde, el señor Bruno Pastore se convierte en la segunda generación encargado de continuar la tradición de la reconocida heladería.

Actualmente es la tercera generación quien administra el emprendimiento. Al frente está Mauro, sus hermanos y su esposa, quienes están llevando la empresa familiar hacia la modernidad.

Mauro Pastore reiteró que es “difícil la situación pero no es imposible, si hay perseverancia y disciplina para seguir (…), esto es un barco, hay que aprenderlo y saberlo a navegar en estos tiempos duros”, dijo.

“El calor humano y valores”, es lo que se extraña del Punto Fijo de ayer

Con nostalgia Mauro Pastore comentó a Cactus24 su añoranza de ver nuevamente a Punto Fijo con ese valor y el calor humano que siempre se ha caracterizado en la ciudad, aquel que veían cuando sus habitantes acudían a la heladería Polo Norte para compartir un helado.

“Ahora con esta pandemia aprendimos a valorar más lo que hacemos, aprendimos a reinventarnos para no cesar en este negocio que forma parte del patrimonio de Punto Fijo”, apuntó Pastore.

“Perseverancia y constancia”, la estrategia para mantenerse en el mercado por generaciones

Así lo enfatizó nuestro entrevistado, la perseverancia, la disciplina y la constancia, son los valores estratégicos que han permitido que la heladería Polo Norte se haya mantenido durante años, más de seis décadas en la ciudad de Punto Fijo.

Aunque admitió que en esta última década el negocio ha tenido sus bajos y altos, siempre se ha adaptado a nuevas posibilidades para continuar.

Todo casero y una proyección hacia el futuro

 Mauro Pastore reveló que debido a la situación económica tocó reinventarse para el futuro. Contó que su esposa elabora las barquillas caseras conservando la receta tradicional de elaboración de los helados.

Precisó que ahora la heladería Polo Norte amplía sus productos para las ventas al mayor: “estamos elaborando nuevamente los sabores de ron pasas, bati bati, limón, naranja, mora y chocolate los fines de semana, tratando de mantener la calidad en los sabores”, recalcó.

Un deseo para Punto Fijo

 “Hay un rayito de luz en el camino para seguir en este andar, Dios aprieta pero no ahorca”, expresó Mauro Pastore en esta fecha tan emotiva para los puntofijenses.

Fotos Rut Cuauro Chirinos/ Cortesía

Cactus24 (27-02-2021)