De la línea a la red caliente| El caso de los perfiles eróticos falsos en Coro

Los tiempos cambian y se van ajustando a las nuevas tecnologías, y de ellos no escapa, el tema por el placer y lo erótico. Más de uno probablemente recuerde el famoso sketch “la Línea Caliente” de Radio Rochela, en el que Pepeto llamaba al teléfono fijo y entablaba conversación amena con la también comediante Marta Piñango.

Piñango, quien, interpretaba el personaje de una mujer despeinada, desdentada le respondía: “Línea Caliente Radio Rochela: Chicas rubias y helmosas a la orden. Somos especialistas en molbosidades, ¿qué quieres que te diga papito…?”. Lo jocoso y divertido del sketch era que Pepeto, emocionado, creía estar hablando con una rubia hermosa, cuando era todo lo contrario.

Blom

 

En Coro, tres décadas después y con Internet y celulares de alta gama de por medio, se sigue provocando la estimulación y el placer por medio del uso fraudulento e ilegal de fotos, algunas consentidas y otras sustraídas de los perfiles de las redes sociales. 

El revuelo que este miércoles causó en Coro y los falconianos dispersos por el mundo el tema de los perfiles supuestamente falsos de contenido erótico y sexual, y que todavía es epicentro en los temas de conversación, en realidad “tenía tiempo ocurriendo”, afirma una fuente.

Algunos organismos de seguridad estaban al tanto de no solo del modus operandi de los “cyberdelincuentes”, sino incluso del negocio que representaba esto de los nudes o lo que es igual, la difusión de fotos y videos eróticos bajo el incentivo de las divisas.

De acuerdo a algunas fuentes, el exhibicionismo y derroche de recursos en reconocidas discotecas y sitios nocturnos de la ciudad por parte de alguno de los hoy detenidos, evidenciaban lo bien que les iba en el negocio de los nudes send, ya fuese porque creaban perfiles falsos para atraer a extranjeros que pagan en dólares por estos contenidos, o porque algunas adolescentes y mujeres que estarían conscientes de esta red y de algún modo estaban percibiendo divisas con las cuales darse sus gustos.

Nikola, Jesús y Rodrigo están en el ojo del huracán, como aparentes responsables de apropiarse de fotos de perfiles de Facebook, Instagram y otras redes sociales de mujeres y adolescentes, gráficas a las que adjuntaban fotos de contenido sexual explícito, logrando así crear nudes a los que, para acceder, los interesados debían transferir determinadas cantidades de dólares, una modalidad que se ha vuelto popular en el mundo a partir de las redes sociales, Internet y uso de celulares de última generación.

Los detenidos no son los primeros ni serán los últimos que encararán la justicia en el contexto de esta vorágine que algunos denominan sexo 2.0 y que representa para algunos, según estudios, una fuente de ingreso que ha tomado auge con la pandemia habida cuenta de que esta paralizó la mayoría de fuentes de empleo e ingresos.   

Los consumidores de estos materiales suelen ser extranjeros y esto parece coincidir con el relato de una de las 25 mujeres, cuyos audios, que se hicieron virales, ha puesto sobre relieve la modalidad de “peluqueo y enriquecimiento a costillas de las mujeres”.

El influencer Irrael Gómez ratificó una vez más que es el terror de los “cyberdelincuentes” y “explotadores sexuales” de Coro, al destapar este caso que tiene escandalizados a los falconianos y en especial a las madres, alguna que a partir de entonces ha comenzado a estar más atenta a las fotos que distribuyen sus hijas por las redes sociales y contenidos que acceden.

La investigación en torno a este caso la lleva el Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (CICPC) en donde comparecieron hasta 25 de las mujeres que aseguran les crearon nudes falsas a partir de la apropiación indebida de sus fotos.

Según se ha podido conocer, entre los sitios visitados durante las investigaciones de campo están la urbanización Independencia de Coro, y la urbanización Las Delicias de donde se habrían llevado a unos ciudadanos la noche de este miércoles, los cuales fueron puestos en libertad este jueves en la madrugada.

Sobre el ambiente queda la interrogante respecto a qué responsabilidad tendrían los detenidos. Valga en consecuencia mencionar que el artículo 13 de la Ley Contra la Delincuencia Organizada refiere en cuanto a los delitos contra las buenas costumbres y el buen orden de la familia lo siguiente: “Quien explote la industria o el comercio de la pornografía para reproducir lo obsceno o impúdico a fin de divulgarlo al público en general, será castigado con una pena de dos a seis años de prisión. Si la pornografía fuere realizada con niños, niñas o adolescentes o para ellos, la pena será de dieciséis a veinte años de prisión”.

La Ley Especial Contra Delitos Informáticos también contiene apartes, en los cuales pudieran estar incursos. El artículo 23 expresa que: “Todo aquel que, por cualquier medio que involucre el uso de tecnologías de información, exhiba, difunda, transmita o venda material pornográfico o reservado a personas adultas, sin realizar previamente las debidas advertencias para que el usuario restrinja el acceso a niños, niñas y adolescentes, será sancionado con prisión de dos a seis años y multa de doscientas a seiscientas unidades tributarias”.

CACTUS24 23-07-20