Cuántas cucharaditas de azúcar al día se recomiendan consumir como máximo

El azúcar es uno de los ingredientes con mayor presencia en la alimentación, ya que se encuentra tanto en frutas como en postres, jugos y productos industrializados.

Blom

 

El organismo obtiene las calorías de los diferentes alimentos que se ingieren entre ellos, de los azúcares. Las calorías son necesarias porque son el combustible que le aporta energía al cuerpo, lo que permite mantenerse en movimiento constante.

El problema viene cuando se consume este ingrediente de más, pues el excedente no se elimina, sino que se acumula en el cuerpo como reserva en forma de grasa, y ese aumento de grasa corporal puede llevar a la obesidad.

La obesidad, a su vez, está relacionada con problemas de salud graves como diabetes (tipo 2), presión arterial alta, problemas cardíacos, accidentes cerebrovasculares, etc.

En la actualidad, la epidemia del sobrepeso y la obesidad afecta a unos 2.100 millones de personas en el planeta, casi un tercio de la población mundial, de las cuales 2,8 millones de personas fallecen por su causa.

La OMS (Organización Mundial de la Salud) recomienda reducir el consumo de azúcares diarios a menos del 10% de la ingesta calórica total”.

Esto quiere decir que en una dieta para adultos basada en 2.000 calorías al día, a lo mucho 200 calorías tendrían que venir de los azúcares, el equivale a unas 7 cucharaditas de té. Esta cantidad de cucharaditas vienen a ser 50 gramos.

Para tener una idea, una lata de refresco azucarado tiene hasta 40 gramos, prácticamente el total de la cantidad recomendada al día. La pregunta es, ¿cuántos otros productos altos en azúcar se consumen al día?

En el caso de los niños la recomendación se reduce a 6 cucharaditas al día.

La OMS señala que si se quiere proporcionar beneficios adicionales para la salud, la cantidad debería quedar por debajo del 5% del aporte calórico (25 gramos).

El organismo habla de evitar los azúcares libres, con estos no solo se refiere a los refinados; también alude a la glucosa o la fructosa. Ya sea tanto si se trata de añadidos artificiales en bebidas refrescantes y todo tipo de alimentos procesados como a los azúcares naturalmente presentes en la miel, los jarabes y los concentrados de jugos de frutas.

Por otro lado, a algunas personas les podrá sorprender que también se restrinja el uso de los jugos de fruta. La razón es que cuando se obtiene el jugo de la fruta se deja de lado la fibra, que ayuda a disminuir el nivel del azúcar en el organismo.