Comer en exceso grasas buenas puede ser perjudicial

Las grasas buenas o insaturadas son las más recomendables por tener beneficios cardiovasculares. Se clasifican en dos tipos: poliinsaturadas y monoinsaturadas, las cuales se encuentran normalmente en los aceites de oliva, maíz y girasol; semillas como las nueces y las almendras y frutos, como el aguacate.

Además de estas, el omega-3 también forma parte de las grasas insaturadas y se encuentra en diferentes tipos de pescado (atún, salmón, sardina). La recomendación por especialistas es sustituir las grasas trans y saturadas por las grasas más saludables; pero, no todo en exceso es conveniente.

Un estudio realizado por la Universidad de Cambridge menciona que el consumo excesivo de aguacate puede provocar un aumento de peso por las grandes cantidades de grasas dietéticas que presenta. Algo parecido sucede con el pescado, el aceite de oliva y las nueces. Consumir una gran cantidad de estos productos aumenta la posibilidad de padecer algún trastorno cardiovascular.

De la misma forma, las semillas y frutos secos cuentan con una cantidad alta de calorías, por lo que comerlas en exceso puede resultar contraproducente si el objetivo es bajar de peso. Por esta razón, es recomendable comer solo un puñado al día.

El balance en la dieta cotidiana es esencial para la vida de las personas, así que es necesario que exista una cierta variedad dentro de ésta para no causar efectos secundarios de acuerdo a los objetivos de cada persona.