Colombia militariza su frontera en Cúcuta ante la llegada de miles de venezolanos

El Gobierno de Colombia ha desplegado al Ejército y la Policía en la zona fronteriza con Venezuela en Cúcuta con el fin de cerrar todos los pasos ilegales, popularmente conocidos como ‘trochas’, tras recibir informaciones que apuntan a llegada de miles de migrantes venezolanos.

Blom

 

Según explicó el comandante de la Región 5 de la Policía, el general Ramiro Castrillón, «se busca desestimular ese paso de frontera de Venezuela a Colombia». «Lo que queremos es verificar la seguridad en las trochas y también individualizar a personas que quieran llegar a Colombia por esos caminos ilegales», indicó, según informa Blu Radio.

En virtud de la decisión tomada junto a la gobernación de Norte de Santander, de la que Cúcuta es capital, así como con Migración Colombia, se ha reforzado la presencia de las fuerzas de seguridad en las 17 ‘trochas’ que hay detectadas en la zona.

Castrillón indicó que aquellos venezolanos que cuenten con Permiso Especial de Permanencia (PEP) podrán transitar por la zona y no podrán ser devueltos, mientras que a quienes no dispongan de dicho documento se les brindará atención humanitaria, a través de los funcionarios de la gobernación, Cruz Roja y ONU.

En caso de que se detecten casos de personas con antecedentes penales, serán entregados a Migración Colombia para proceder a su deportación, precisó, según informa el diario local ‘La Opinión’.

Por su parte, el secretario de Fronteras, Víctor Bautista, aclaró que se mantendrá el corredor humanitario para que puedan pasar las personas que necesiten atención sanitaria urgente, cumpliendo con una serie de protocolos y solo en los pasos fronterizos legales, que permanecen cerrados por la pandemia de coronavirus.

El alcalde de Villa del Rosario, Eugenio Rangel, indicó a su vez de que a diario cruzan por las ‘trochas’ entre 500 y 600 personas solo en esta localidad próxima a Cúcuta. «Lo que se escucha es que desde Caracas y otros estados del interior de Venezuela viene mucha gente hacia la frontera con la idea de viajar a otras ciudades colombianas, lo que es preocupante por las implicaciones que podría traer para los habitantes de la frontera», aseguró Rangel.