Clinton enfrentada a controversia por correos electrónicos

La controversia alrededor del uso de un servidor privado para correos oficiales de la aspirante presidencial demócrata Hillary Clinton afectará sus planes para llegar a la Casa Blanca, estiman hoy medios políticos y de prensa.

Blom

 

La virtual candidata del Partido Demócrata desplazó a su rival republicano Donald Trump y es centro de la mayor atención tras conocerse la víspera un informe del Inspector General del Departamento de Estado, el cual asevera que ella violó normas establecidas por esa entidad en el manejo de sus mensajes.

El diario digital Político resume los efectos de este informe al señalar que la exsecretaria de Estado tendrá un verano de escándalos con muchos titulares en los próximos meses y será blanco de fuertes ataques de sus opositores republicanos, algo previsto dada la politización del asunto desde sus inicios.

Medios de prensa aseguran que el uso por la exjefa de la diplomacia de esta modalidad de comunicación proporcionará a Trump abundantes municiones para atacarla, pese a que él también puede tener apremios por presuntas violaciones del régimen de impuestos.

El diario británico Daily Telegraph divulgó informes de una investigación según la cual Trump voluntaria o involuntariamente eludió el pago de 50 millones de dólares al fisco, aunque es poco probable que se pueda probar su responsabilidad, dado que la operación se hizo entre dos sociedades.

Los planes republicanos contra la primera mujer con posibilidades de llegar a la presidencia también incluyen un informe sobre el caso de Bengasi, donde murieron varios diplomáticos, y cuya responsabilidad se intenta endilgar a Clinton.

El tema de los correos hace más complicada la carrera de la fémina, según expertos, pero sus aliados se preparan para responder asumiendo que todo esto es un golpe preparado contra su candidatura.

Aunque Hillary es el blanco del momento, otros secretarios de Estado bajo gobiernos republicanos también violaron reglas establecidas incluyendo a Colin Powell (2001-2005) y Condolezza Rice (2005-2009).

Por otra parte, se espera que concluya una pesquisa del Buró Federal de Investigaciones (FBI) que pudiera poner fin al caso si no demanda procesar a los encartados ante la previsible falta de evidencias de intención criminal.

Los republicanos, aunque solo sea para hacer daño, insistirán en sacar a Clinton de la carrera o al menos beneficiar la campaña de Trump, cuyo avance es favorecido por este «escándalo» y ya logró, según encuestas, eliminar la diferencia que lo separaba de la fémina.

Brian Fallon, portavoz de la precandidata demócrata, acusó a los republicanos de utilizar este asunto con fines partidistas y señaló que los documentos del Inspector General (IG) del Departamento de Estado mostraron cuan consistentes eran las prácticas de ella en el uso de los emails en relación con lo que hacían otros altos funcionarios.

Según Fallon, el informe de la auditoría -revelado en parte por la agencia Associated Press el miércoles- evidenció que los problemas con los sistemas de comunicaciones electrónicas en el Departamento de Estado son de larga data.

Prensa Latina (26/05/2016).