China aprueba la ley de seguridad de Hong Kong

La Asamblea Nacional Popular de China aprobó el jueves la decisión de seguir adelante con una ley de seguridad nacional para Hong Kong que tanto los activistas prodemocracia de la ciudad como los países de Occidente temen pueda socavar su régimen especial de autonomía y sus libertades.

Blom

 

China afirma que la ley se enfocará en combatir la secesión, la subversión, el terrorismo y la interferencia extranjera en la ciudad, pero el plan, revelado por Pekín la semana pasada, ha desatado la mayor oleada de protestas en Hong Kong en meses.

Agentes de policía antidisturbios se desplegaron por todo Hong Kong el jueves tras las protestas multitudinarias del día anterior, mientras los legisladores del territorio chino sometían a debate otro proyecto de ley que criminalizaría las faltas de respeto al himno nacional de China, en un momento en que Washington está aumentando la presión para que se preserven las libertades de la ciudad.

El jueves decenas de personas se reunieron en un centro comercial, si bien no se produjeron disturbios similares a los del día anterior, cuando la policía realizó 360 arrestos cuando miles de personas salieron a las calles para mostrar su furia ante el proyecto de ley sobre el himno y la ley de seguridad nacional propuesta por China que ha provocado la alarma internacional sobre las libertades en la ciudad.

El año pasado, la ciudad atravesó meses de protestas en favor de la democracia, a menudo violentas, que se originaron por una propuesta de ley de extradición a China que finalmente acabó por ser retirada.

La ley de seguridad del Gobierno chino para la ciudad ha avivado los temores de que Pekín esté tratando de imponer su autoridad y de socavar buena parte de la autonomía de la que la antigua colonia británica ha disfrutado bajo la fórmula “un país, dos sistemas” desde que retornara a manos Chinas en 1997.

Los miembros de la Asamblea Nacional Popular de China, el órgano legislativo del país, prorrumpieron en una ovación en el Gran Salón del Pueblo de la plaza de Tiananmen en Pekín después de que la decisión de seguir adelante con el proyecto de ley fuera aprobado por 2.878 votos contra uno, con seis abstenciones.

Se espera que en las próximas semanas se vayan desvelando nuevos detalles de la ley, la cual si todo sale según lo previsto se aprobará finalmente en septiembre.

Las autoridades chinas y el Gobierno de Hong Kong, respaldado por Pekín, afirman que no hay ninguna amenaza al alto grado de autonomía de la ciudad y que la nueva ley de seguridad se centrará de forma estricta en casos muy específicos.

“La ley no afectará a los derechos y las libertades de las que disfrutan los residentes de Hong Kong”, dijo la líder de la ciudad, Carrie Lam, en un comunicado en el que recibía con aprobación el resultado de la votación.

El Gobierno de la ciudad cooperará en todo punto con Pekín para “completar el trabajo legislativo pertinente lo antes posible”, según dijo Lam.

Pese a estas promesas, Estados Unidos, Reino Unido y la Unión Europea han expresado su preocupación sobre la ley de seguridad y sus implicaciones para la ciudad con más libertades de China y uno de los centros financieros del mundo.

El secretario de Estado de EEUU, Mike Pompeo, dijo que Hong Kong ha dejado de reunir los requisitos para recibir un tratamiento especial bajo la ley estadounidense, lo cual en potencia supone un golpe demoledor a su condición de centro financiero mundial.

La ley de seguridad propuesta es “sólo la última de una serie de acciones” que socavan las libertades de Hong Kong, dijo Pompeo ante el Congreso de los EEUU.

“Ninguna persona razonable puede afirmar hoy que Hong Kong mantiene un alto grado de autonomía con respecto a China, dado el desarrollo de los acontecimientos”, dijo.

Estados Unidos y China se enfrentaron el miércoles con motivo de Hong Kong después de que Pekín se opusiera a una solicitud de Washington para que el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas se reúna para abordar la ley de seguridad nacional. La misión de los Estados Unidos ante el organismo afirmó que se trata de “un asunto de urgente preocupación mundial que implica la paz y la seguridad internacionales”. China dijo que la ley es un asunto interno.

 

Cactus24 28-05-20