Carlos Valero: Discurso de autoridades trinitarias promueven discriminación y crímenes contra venezolanos

El diputado de la Asamblea Nacional, Carlos Valero, miembro de la Comisión de Política Exterior de la Asamblea Nacional manifestó su rechazo a las vergonzosas declaraciones de las autoridades del gobierno de Trinidad y Tobago sobre la deportación de migrantes venezolanos, que a su juicio solo promueven discriminación, maltrato y crímenes contra esta comunidad en la isla caribeña.

“Estas declaraciones van a la par con la política de persecución del régimen contra los migrantes venezolanos y seguramente responden a intereses oscuros entre el gobierno trinitario y el régimen de Maduro. No es primera vez que ocurre una deportación por parte del gobierno trinitario. Según Acnur, solo en 2020 han expulsado a 55 niños, sin contar la cantidad de venezolanos que han mantenido presos y expulsados en los últimos años”, expresó Valero.

Blom

 

Para el parlamentario, tanto el pronunciamiento del ministro de Seguridad Nacional de Trinidad y Tobago, Stuart R. Young, ofrecidas el día de ayer durante una rueda de prensa como lo declarado por el primer ministro de la isla, Keith Rowley, en las que se califica a los niños y migrantes venezolanos de “armas”, “portadores de coronavirus” y “personas indeseables”, son una violación expresa de los principios internacionales en la protección de refugiados así como un ataque a los derechos humanos.

“Al señor Rowley y a las autoridades de Trinidad y Tobago hay que recordarles que las deportaciones masivas de refugiados están prohibidas por el derecho internacional. Más aún si Trinidad y Tobago es Parte de la Convención sobre el Estatuto de los Refugiados de 1951 y su Protocolo de 1967, así como de la Convención sobre los Derechos del Niño de 1989. Están obligados a proteger los Derechos Humanos de los migrantes venezolanos, y en especial personas y niños en necesidad de protección internacional”, sostuvo.

Valero insistió en que la deportación de 16 menores de edad y 9 mujeres venezolanas en un bote sin los mecanismos de seguridad necesarios constituye además una violación al debido proceso y que el mundo debe dejar constancia de ello, luego de que se haya puesto en peligro la vida de 29 personas que estuvieron desaparecidos en mar abierto durante dos días.

Puntualizó que desde la legítima Asamblea Nacional se exige una vez más a las autoridades de Trinidad y Tobago cesar los ataques y la saña contra los hermanos venezolanos.

“Igualmente exhortamos a que se dediquen a trabajar para desmantelar las mafias de trata de personas que imperan en la isla, así como trabajar con las organizaciones internacionales en materia de derechos humanos para ofrecer una solución a la crisis migratoria desencadenada por el régimen de Maduro que hoy alcanza los 5.4 millones de migrantes y refugiados en todo el mundo”.

Cactus24/26-11-2020