Canciller y MUD irán a debate de Carta Democrática en OEA

La canciller de Venezuela, Delcy Rodríguez, y el presidente de la Asamblea Nacional (AN) del país, Henry Ramos Allup, asistirán este jueves a la sesión de la Organización de Estados Americanos (OEA) en la que se debatirá la aplicación de la Carta Democrática a Caracas.

Blom

 

Junto a Ramos Allup viajan hoy a Washington el presidente de la Comisión de Política Exterior, Luis Florido, y los diputados Williams Dávila, Luis Aquiles Moreno, Luis Carlos Padilla y Eudoro González, según informó hoy a Efe un portavoz de la misión de la mayoría opositora en el Parlamento.

«Propiamente irán al Consejo y conversarán con todas las delegaciones para plantear la realidad que hoy vive Venezuela, que no existe diálogo por parte del Gobierno, que no respeta la Constitución, y para apoyar la activación de la Carta Democrática de la OEA», explicó el vocero.

Por su parte, una portavoz de la misión de Venezuela en la OEA confirmó hoy a Efe que la canciller acudirá a la sesión del jueves y que aún no han recibido respuesta de la cancelación que solicitaron el lunes por considerar la reunión «improcedente».

La OEA celebra este jueves una sesión extraordinaria de su Consejo Permanente, que reúne a los embajadores de los 34 Estados miembros, para escuchar el informe sobre Venezuela del secretario general, Luis Almagro, y debatir si aplica la Carta Democrática de la organización a Caracas.

Almagro, en su informe publicado el 31 de mayo y en posteriores declaraciones públicas, ha expresado su deseo de que Ramos Allup participe en la sesión, algo que el Gobierno de Nicolás Maduro rechaza frontalmente.

«Es fundamental que se autorice el testimonio de Ramos Allup, el mismo constituye un elemento indispensable para entender cabalmente la situación respecto al desequilibrio de los Poderes del Estado en ese país. Ese testimonio debería ser en el mismo día de la sesión convocada», escribe Almagro en la página 85 de su informe de 132 páginas sobre la crisis social y política en Venezuela.

Con ese informe, el excanciller uruguayo (2010-2015) dio un paso sin precedentes al invocar, contra la voluntad del Gobierno venezolano, el artículo 20 de la Carta Democrática, que le autoriza a él o a un Estado miembro a convocar un Consejo Permanente cuando considere que exista una «alteración del orden constitucional que afecta gravemente al orden democrático» de un país.

EFE (23/06/2016)