Brasil supera los 38.000 muertos por COVID-19

Brasil registró este martes 1.272 nuevas muertes por COVID-19 en las últimas 24 horas, con lo que el número de víctimas ascendió a 38.406, así como 32.091 nuevos casos de la enfermedad, que elevó el total de contagios a 739.503, informó el Ministerio de Salud.

Blom

 

Según el boletín divulgado este martes por el Ministerio, el primero después de cuatro días de polémicas por el intento del Gobierno de ocultar algunos datos, la pandemia prosiguió su fuerte crecimiento en el mayor país de América Latina y confirmó a Brasil como uno de los epicentros de la enfermedad.

Los números confirmaron a Brasil como el segundo país con más casos de COVID-19 en el mundo después de Estados Unidos (1.973.803 contagios) y ya muy lejos del tercero (Rusia, con 483.630), así como el tercero con más muertes después de Estados Unidos (111.751) y ya muy cerca de Reino Unido (40.968), según las estadísticas de la Universidad Johns Hopkins.

Después de tres días de cifras cuestionadas por la supuesta falta de transparencia y en las que el Ministerio informó de que las muertes se habían reducido a 904 el sábado, 857 el domingo y 679 el lunes, el nuevo boletín volvió a registrar más de mil muertes diarias como venía ocurriendo la semana pasada.

Brasil registró la semana pasada tres récords seguidos en el número de muertes por COVID-19, con 1.262 fallecimientos el martes, 1.349 el miércoles y 1.473 el jueves, y el número de víctimas se redujo el viernes pero permaneció por encima de las mil (1.005).

El nuevo boletín indicó igualmente que hasta ahora 311.064 pacientes se recuperaron de la enfermedad y fueron dados de alta y que otros 390.033 siguen bajo atención médica.

SAO PAULO SIGUE COMO ESTADO MÁS AFECTADO

Sao Paulo, el estado más poblado del país con 46 millones de los 210 millones de habitantes de Brasil, es también el más afectado por la pandemia, con 150.138 casos y 9.522 víctimas.

Sao Paulo registró este martes un nuevo récord de muertes en un día, con 334 fallecimientos en las últimas 24 horas.

El aumento de víctimas se produjo pocos días después de que la gobernación regional iniciara un proceso de desescalada y de reanudación de las actividades económicas.

Al igual que Sao Paulo, otros estados y ciudades han flexibilizado las medidas de distanciamiento social, lo que ha generado críticas de especialistas y científicos debido a que el país aún no ha llegado al pico de la curva de contagios, lo que está previsto para julio, y a que hay algunos estados que aún corren riesgo de sufrir un colapso sanitario por la falta de camas en unidades de cuidados intensivos.

En Sao Paulo, por ejemplo, la tasa de ocupación de camas en unidades de cuidados intensivos este martes era del 68,6 % en el estado y del 74,1 % en la capital regional.

El Gobierno volvió a divulgar este martes todos los datos que venía publicando hasta la semana pasada, incluso el total de casos y de víctimas, en cumplimiento de una decisión de la Corte Suprema, que exigió transparencia y responsabilidad en las informaciones.

Algunos de los datos, incluyendo los totales y las muertes confirmadas tardíamente, fueron omitidos en los últimos cuatro días por el Ministerio de Salud, que alegó que su objetivo era presentar cifras más próximas a la realidad de la situación de la pandemia.

En respuesta a las críticas que recibió por el intento frustrado de cambiar el método de divulgación de las estadísticas de la pandemia y de haber generado gran confusión, el Gobierno del presidente Bolsonaro afirmó que su intención era trabajar con «datos reales» sobre las muertes diarias pero admitió volver atrás para no dejar desconfianza.

«Nuestro Gobierno es el de la transparencia, no tenemos miedo de la verdad», afirmó el líder ultraderechista, uno de los gobernantes más escépticos sobre la gravedad de la pandemia, que ha tildado la COVID-19 de «gripecita» y que desde un comienzo defiende la normalización de todas las actividades.

La confusión hizo que los brasileños tuvieran el lunes tres diferentes boletines sobre la pandemia.

El oficial divulgado por el Ministerio de Salud, uno publicado por el Consejo Nacional de Secretarios de Salud (Conass), que reúne los representantes de los 27 estados brasileños, y el elaborado por un consorcio creado por los principales medios de comunicación del país.

Mientras que los dos primeros coincidieron en las cifras, el del consorcio de medios de comunicación publicó números más elevados. 

 

Cactus24 10-06-20