Bolsonaro asegura que el coronavirus es un simple resfriado

Un pronunciamiento de Jair Bolsonaro en cadena nacional de radio y TV en la noche del martes en el que volvió a hablar del coronavirus como una «gripecita» y un «resfriadito», llamó a terminar con la cuarentena masiva y criticó a los gobernadores que la ordenaron, provocó estruendosos cacerolazos en varias ciudades de Brasil.

Bolsonaro mostró su rechazo a las medidas adoptadas por algunos gobernadores del país que, como en el estado de Sao Paulo desde este mismo martes, han declarado en cuarentena a toda la población, y se plantó contra «la prohibición del transporte» y el «confinamiento en masa» para contener el COVID-19.

Blom

 

«Debemos volver a la normalidad. Algunas autoridades estatales y municipales tienen que abandonar el concepto de tierra arrasada. La prohibición de transportes, el cierre del comercio y el confinamiento en masa», dijo.

“En mi caso particular, en el caso de que fuera contagiado, no precisaría preocuparme, porque sería una gripecita, un resfriadito”, apuntó Bolsonaro, quien el pasado sábado cumplió 65 años y está así en los considerados como grupos de riesgo.

“El 90 % de nosotros no tendremos ninguna manifestación si nos contagiamos”, apuntó el gobernante, quien pidió a los brasileños que sientan algún síntoma que tengan una “especial preocupación para no transmitir el virus”.

Según el mandatario de Brasil, su Gobierno está adoptando todas las medidas necesarias para proteger a la población, pero sin la “histeria” y el “pánico” que, a su juicio, esparcen en el mundo “algunos medios de comunicación”.

«No hay por qué cerrar escuelas», cuando «en el mundo» los más afectados por la pandemia son las personas mayores de 60 años, agregó.

Cactus24// 25-03-2020