El ex presidente Barack Obama y su esposa, Michelle Obama, han firmado un acuerdo con Netflix por varios años para producir películas y series que se emitirán a través de la plataforma.

El acuerdo incluye la opción de desarrollar series con guión, formatos de telerrealidad, documentales y otros formatos audiovisuales.

El diario New York Times publicó en marzo que el matrimonio Obama estaba en “negociaciones avanzadas” para producir programas dirigidos a los 125 millones de suscriptores de Netflix.

Según la publicación, que citaba a personas familiarizadas con el asunto, el ex mandatario no pretende utilizar estos programas para responder a su sucesor, Donald Trump, o a los críticos conservadores.

Entre las posibilidades que se han barajado durante las conversaciones destaca que la ex pareja presidencial ha hablado de la producción de un programa con historias inspiradoras.

Asimismo, se espera que el ex mandatario modere conversaciones sobre asuntos que dominaron su Administración (2009-2017), como salud, derecho al voto, inmigración, política exterior y cambio climático, entre otros.

Por su parte, Michelle Obama podría presentar un espacio sobre nutrición, uno de los temas bandera durante su paso por la Casa Blanca, o que ambos presten su marca o respaldo para documentales o programas alineados con sus creencias y valores.

Los Obama “siempre han creído en el poder de la narración de historias para inspirar”, señaló Eric Schultz, asesor del expresidente, citado por el Times, quien afirmó que ambos han promovido “historias de personas cuyos esfuerzos por hacer una diferencia están cambiando silenciosamente el mundo para mejor”.

Se desconoce cuánto recibirán los Obama por el acuerdo, pero la publicación recordó que Netflix firmó recientemente un contrato por cinco años con el productor Ryan Murphy por $300 millones.