Anzoátegui: Habitantes de Onoto se abastecen de agua solo cuando llueve

El suministro de agua potable a través de tuberías se ve interrumpido en la población de Onoto, municipio Juan Manuel Cajigal, estado Anzoátegui, debido a una supuesta falla en la planta potabilizadora que distribuye el vital líquido en la comunidad.

Ante este problema, son los habitantes de la localidad quienes pagan las consecuencias. “Gracias a Dios no nos hemos muerto de sed porque llueve”, así lo afirmó una residente de la jurisdicción.

Blom

 

En un recorrido realizado por Cactus24 Oriente, por distintos sectores de Onoto, se pudo constatar a través de los testimonios de los vecinos el grave problema por el cual ellos atraviesan en materia hídrica.

En Chaparrito, vive Rosangela Mongua, una joven ama de casa. Dijo que desde hace más de 15 días no ha visto el vital líquido salir por la red de distribución.

Tobos, tanques y cualquier otro recipiente son útiles para que los pobladores almacenen el agua que cae del cielo, y así saciar un poco las necesidades en el hogar.

Mongua dejó claro que la situación comenzó a agravarse desde hacía un año y medio. Siguiendo en el mismo contexto, otra habitante que prefirió no identificarse, expresó que desde que el actual alcalde del municipio, Mardo Marcano (UNT), tomó el mandato a principios de 2018 se intensificó aún más las fallas en la planta potabilizadora.

La mujer manifestó que desde ese entonces el mandatario local no se ha preocupado por los problemas de la entidad. “Cuando estaba Maricela Taguaripano como alcaldesa (PSUV) no había tantas quejas en materia hídrica, el agua lo teníamos días intercalados”, dijo la fémina que no precisó su nombre por ocupar un cargo político.

Mala organización

La “mala organización” de la distribución de las cajas del Comité Local de Abastecimiento y Producción (CLAP) es otro factor que denuncian las personas. El ama de casa, María Aray aprovechó la oportunidad para hablar al respecto. Contó que el 03 de junio de 2020 fue la última vez que las personas resultaron favorecidas con una bolsa de comida, y que antes de eso, llevaban más de seis meses sin recibirlas.

Adelina Muñoz trabaja desde su casa ubicada en el barrio La Virgen. Para ganarse el día, expende cigarrillos y café. Según ella, el municipio ha registrado en los últimos años muchas dificultades que, los políticos, no han querido enfrentar.

Muñoz indicó que a su residencia no ha llegado el agua por tubería desde hacía ocho días. Se ve en la necesidad de comprar botellones de agua potable de 20 litros para realizar los quehaceres del hogar. El costo de cada garrafón le sale en 40 mil bolívares.

La señora explicó además que debido a que sufre discapacidad visual en su ojo izquierdo y por su avanzada edad, debe pagarle en ocasiones a cualquier jovencito para que le realice algunas compras o le mueva objetos pesados dentro de su casa.

Adelina hizo un llamado a las autoridades para que se ocupen de las fallas que hay en la jurisdicción; no solo del agua, sino también el eléctrico, ya que se han vuelto reiterativos los bajones de luz. Cree que eso se debe por falta de mantenimiento.

Por otro lado, Ángel Blanco, residente del sector El Bambú, no escapa de la realidad que afecta a los onoteños.

Blanco labora en una panadería de la zona. Admitió que en sus tres años que lleva viviendo en la población, no se encuentra tan afectado, pues el dueño del local donde labora siempre mantiene el vital líquido. “El propietario de la panadería tiene las maneras de cómo buscar el agua en otros sitios, a través de vehículo propio o de tercero, de amistades”, agregó.

El hombre, que es oriundo de Zaraza estado Guárico, dijo sentirse preocupado por el servicio hídrico que va en “bajada”. “Hay quienes les llega el agua de vez en cuando solo por media hora, acá en el sector llegó hace una semana”, aseveró.

Aclaró que sí han pasado días sin el agua y no meses.

Durante el recorrido efectuado por la capital del municipio, se pudo conocer que hay habitantes que no cuentan con los recuerdos para comprar agua potable, ni mucho menos ir hasta la represa El Cují a buscar el vital líquido, ya que para llegar a ese lugar deben trasladarse en vehículo.

Lo más cerca que le queda a este grupo de individuos es el río Unare, a donde acuden a bañarse y hasta tomar el agua cruda.

A cada entrevistado que se abordó se le realizó la siguiente pregunta:

– ¿Sabe usted cuál es el problema que ocurre en la planta potabilizadora de Onoto?

Todos los entrevistados coincidieron en que el problema era por una rolinera dañada en un equipo de bombeo de agua.

Cactus24 Noticias Oriente intentó comunicarse con el jefe de Servicios Públicos de la alcaldía de Cajigal, a fin de confirmar la información suministrada por las personas, pero fue imposible contactarlo.

Cactus24/11-07-2020