Ángel Velázquez, el branding personal bajo el lema “esfuérzate y sé valiente”

Ángel Velázquez
Comunicador, inspirador, life coach, paraguanero de pura cepa, a Ángel Velázquez cuesta englobarlo en una palabra que le defina, por lo amplio de su trabajo y sus contenidos. Una personalidad burbujeante e intoxicante junto a una determinación implacable hacen que el éxito que tanto profesa en sus workshops y conferencias se traduzca al verle. Gurú del branding personal y del emprendimiento. A punto de iniciar una gira nacional —y con una fecha confirmada en Aruba— un miembro fundador de CACTUS24 vuelve para contarnos su vida como coach en comunicación efectiva y organización empresarial.

– ¿Cómo defines lo que haces? ¿Encuentras una palabra para hacerlo?

– Yo soy periodista de profesión, en principio. Luego hice carrera en los medios de la región, pero en mí siempre hubo una inquietud por transmitir lo que yo sabía con las herramientas adecuadas; entonces hablo de la capacitación. Dentro de la capacitación cuando comencé a generar estos contenidos: el branding personal y la comunicación efectiva, a partir de ahí se generaron otros. Pero toda persona que hace algo a la luz pública genera inspiración. Entonces no me puedo definir como motivador, porque eso es algo más profundo, pero sí inspiro. Soy un comunicador social, un ciudadano que capacita y que inspira.

– ¿Cómo descubriste que te gustaba dar estas “charlas motivacionales”? ¿Qué era el llamado?

– A mí siempre me gustó la televisión y la radio porque te proyectaba y dabas un mensaje, pero hubo  un momento de mi vida donde se quedó eso muy corto. Porque estás frente a una cámara o un micrófono y transmites un mensaje, pero no ves la reacción de las personas, no hay mayor interacción, ni movimiento de emociones en esa interacción. Siempre me gustó hablar en público, y cuando comencé a entender que esto es una carrera; me motivé a hacerlo. Yo emprendí tres veces esto, en aquellos momentos no estuve aliado a la gente correcta. No estaba preparado a nivel de carácter y de madurez, y no era el tiempo para darse. Estoy convencido que esto es lo mío, yo seguiré haciendo televisión y radio —si se me permite— pero no dejaré esta interacción con las personas.

– ¿Se te dio natural? ¿Cómo afrontas cambiar el discurso de un salón con 20 personas a un teatro con 200?

– Tiene que ver mucho con el propósito de vida. El mío es comunicar, si yo te lo pregunto a ti lo más probable es que te lo pienses por unos segundos y mucha gente da una respuesta escueta porque no tienen claro cuál es su propósito de vida. Es bueno tenerlo definido, por qué, porque un león no puede confundirse en una manada de tigres, y yo me considero un león. Al principio esto es algo que tú tienes, pero tienes que trabajarlo, porque no es fácil pararse frente a 200 personas y saber si están recibiendo el mensaje, sobre todo si esas personas tienen un nivel más alto de educación. Pienso que tiene que ver tu confianza, el mensaje que vas a dar y de qué forma lo vas a dar. Es una preparación amplia porque aparte del contenido debes preparar el cómo lo vas a transmitir, por eso yo doy el curso de Comunicación Efectiva. Cuando hablo a cada público, depende del público, utilizo unos vitalizadores para romper el hielo y que ellos mismos se sientan cómodos entre ellos y conmigo. Generalmente no pido el grado de instrucción, porque puede ser que me sienta intimidado. Además, tú sabes lo que vas a hacer, ya sabes cuál es el objetivo.

– Me dijiste que el propósito era comunicar ¿pero también enseñar?, porque hay algo de docencia en ello…

– Yo diría que es comunicar, capacitar e inspirar. Puedes hablar, pero no puedes comunicar, no de manera efectiva. La gente evidentemente se va a inspirar con lo que tu traigas, puedes decir “soy exitoso” ¿pero se ve ese movimiento?, y el concepto de éxito debe verse para que la gente confíe en ti. Eso depende del concepto que tenga cada quien de éxito. Para mí es levantarme cada día, hacer lo que me gusta, pero hay gente que lo puede tener como una meta.

ángel velázquez
Ángel Velázquez en las oficinas de CACTUS24 – Foto: Derwin Vargas

– ¿Qué tan importante es tu grupo de trabajo para ti? ¿Cuántas personas hay detrás de la marca Ángel Velázquez?

– Es importante que se unan a mis valores y mis principios. Que sean honestas y sepan a dónde voy. Es complicado encontrar personas que sincronicen con tus objetivos. Sería mentira decir que yo estoy aquí solamente por mi esfuerzo. En principio es por todo lo que Dios ha derramado en mí, le considero el hacedor de todo. La señora Betty se encarga de los vestuarios, la gente de Focus, que me manejan la fotografía, un publicista, un diseñador, el mánager… podrían ser siete u ocho personas, que trabajan conmigo.

– Acabas de mencionar a Dios ¿qué tan importante es la espiritualidad para nutrirse del mensaje que das? ¿Puede un ateo identificarse igual?

– Por lo menos, en mis conferencias no hablo de Dios directamente, pero se habla de muchos principios aplicables a cualquier campo. Honestidad, liderazgo, la Biblia habla de las personas esforzadas y valientes, que es mi eslogan. De ahí he sacado el grosso de lo que sé. Es mentira decir que he leído libros sobre liderazgo o emprendimiento. Lo que he aprendido lo he aprendido porque Dios me ha moldado. No soy una persona a la que le guste la lectura y podría resultar contraproducente, pero a veces Dios te da sabiduría y no necesariamente tienes que leerlo en un libro para aplicarlo en tu vida. A veces aplico cosas que, sin saberlo, ya están escritas. ¿Qué engancha a las personas? La frescura con la que transmites el mensaje. Las personas saben a los 5 minutos si les estás mintiendo o diciendo la verdad.

– ¿Cómo preparas el material? ¿Inspiración propia? ¿Experiencias personales? ¿Investigación?

– Eso depende de lo que te pida la empresa, o pida el público. En el caso del branding, eso es mío, producción original. La parte inspiracional siempre va a estar, unas veces más gráfica que otras. En las láminas puede estar al principio, al medio o al final de las charlas. Igual que las dinámicas. Me gusta trabajar con gente joven, porque absorben más. La gente mayor, sí trabajo con ellos, pero ellos tienen estructuras bien delimitadas. Los jóvenes, como están en desarrollo, absorben más la información. Todo depende del público. Sí hago uso de referencias de personas que hacen lo mismo, tomo conceptos siempre dando el crédito. Pero lo que puede llamar la atención de las capacitaciones es 80% vivencial. Puedes hacer una conferencia, pero es caletreada. La gente sabe si hablas por experiencia propia o si estás repitiendo un caletre.

– Tienes un año y medio que empezaste con esto y ya tienes una fecha en Aruba ¿Pensaste que iba a tardar más?

– La verdad, el trabajo fue siempre. Pero esto reventó de un día para otro. Y creo que la gente se dio cuenta. No pensaba eso, o quizás sí, pero no como se está dando tan rápidamente. Por eso hay que tener mucha madurez y mucho carácter. En esta circunstancia país, nunca lo imaginé. Esto es movimiento de dinero, logística, equipos. Y el país está enfocado en otras cosas, pero no puedes dejar pasar la oportunidad, porque en momentos de crisis es cuando salen las oportunidades.

– ¿Qué consejos vitales le darías a todos los jóvenes que desean ser emprendedores?

– En principio, tener propósito. Tener propósito te va a dar el grado de agresividad —en el buen sentido de la palabra— para poder lograr lo que te propongas. El propósito es lo que te va a incentivar a ir más allá. Hay gente que no lo tiene, trabaja 8 horas, se devuelve a su casa, piensa en la situación del país… El propósito de vida te lleva más allá de que la preocupación del día sea llenarse el estómago de comida, uno debería llenar más aún el espíritu. Eso lo puedo entender a un niño, porque a nivel fisiológico siente hambre, pero que me digas que un adulto tenga miedo de morirse de hambre… Cuando fortaleces el espíritu puedes pasar un día sin comer, pero con el espíritu lleno y eso te impulsará a tener mejores cosas. La gente quiere prosperidad de afuera para adentro; el carro, la casa, la cuenta llena de dinero pero sin trabajar el espíritu. Siguen siendo envidiosos, deshonestos, negativos quieren emprender de esa forma. La gente debe tener valores, respetarse, hacer todo con honestidad para poder prosperar, no irse por las ñapas de Dios, el carro, la casa ¡sin fijarse en la ñapa grande! El propósito y los principios son muy importantes. El propósito te dará la posibilidad de ir adelante, y los principios, cuando los respetas, Dios te da la oportunidad de salir adelante.

Ángel Velázquez está a punto de iniciar una gira que le llevará a Caracas, Valencia, Barquisimeto y Mérida. Espera que el éxito le lleve a Colombia durante el primer trimestre de 2018. Su mensaje es claro y contundente, y sigue resonando luego de dejar la sala “esfuérzate y sé valiente”.

Gado Guerrero

CACTUS24 (22/05/2017)

ATENCIÓN: Cactus24 no se hace responsable de los comentarios emitidos por los lectores.