Álvaro Pérez Kattar: “Ser optimista es una forma de rebeldía hacia aquello que consideramos que está mal”

Hoy día Venezuela atraviesa por un momento difícil que sin duda alguna a muchos agobia. Sin embargo, el país aún cuenta con personas que, a pesar de los obstáculos, se mantienen conectados con un propósito de vida y con un as debajo de la manga como es el optimismo.

Y precisamente esta disposición positiva frente a una circunstancia o a la existencia en general se ha convertido en el estilo de vida de Álvaro Pérez Kattar, un joven venezolano, comunicador social y Bibliotecólogo, egresado de la Universidad Central de Venezuela, quien decidió conectarse con su propósito, rodeado de gente optimista, creando su propia suerte y dándole a su país lo que quiere recibir de él.

Es así como el también emprendedor se convirtió en creador de la exitosa campaña en redes sociales #AquíNoSeHablaMalDeVenezuela, la cual define como una suerte de catarsis  a través de sus redes sociales, “donde me sentí en la necesidad de expresar un punto de vista, una manera de entender y relacionarme con lo que vive el país. Pero nunca esperé que se convirtiera en el movimiento que tenemos hoy en día”.

Álvaro se considera un optimista crónico, “el optimismo es mi forma de vida y pienso que la palabra tiene un increíble poder creador” y lo ha transmitido en giras dando conferencias como motivador personal para los que se animan a confiar en que todo va a estar bien.

¿Optimista yo?

“A veces nos concentramos mucho en lo que el país nos tiene que dar y en lo que se supone que merecemos, pero no nos detenemos a ver ¿qué estamos dando nosotros? Podemos tener un mejor país, distinto al que vemos a diario a través de los medios de comunicación”, expresó.

Esta apreciación la plasmó en su primer libro titulado ¿Optimista yo?, el cual se traduce en un proyecto que estuvo cocinando por mucho tiempo, después de una experiencia límite que marcó su vida al sufrir un accidente en moto.

“Todo comienza con mi propia historia, pero en el libro desarrollamos un planteamiento a partir también de la historia de otros: el optimismo es capaz de sanar personas y países. Ser optimista es una forma de rebeldía hacia aquello que consideramos que está mal”.

En una entrevista con Cactus24 Álvaro nos contó de sus propósitos:

─ ¿Qué te inspiró emprender en la campaña #AquíNoSeHablaMalDeVenezuela?

─La razón por la que decidí emprender este proyecto, es que desde mi labor como Comunicador, siempre he tenido inquietud sobre cómo puedo aportarle algo a mi país más allá de informarlo. Llegó un momento en que tuve la necesidad de explorar otras formas de comunicar. Siento que inspirar a las personas y transmitir optimismo, como un sentimiento que logró salvar mi propia vida, es el mejor aporte que puedo hacer en la construcción de una realidad más favorable para mí y para mi país.

 

─ ¿Antes de tener el accidente de tránsito te considerabas una persona optimista?

─Siempre lo he sido, aunque no me describía como tal. Empecé a hacerlo después de 5 años en los que digerí lo que me sucedió.

 

─ ¿Qué sientes con el éxito que ha tenido tu campaña y tu libro?

─Sorpresa, orgullo y compromiso.

 

─ ¿Está en tus planes otro libro?

─Absolutamente. Saldrá a finales de este año.

 

─Tu campaña conjuntamente con el libro buscan elevar los niveles de optimismo, pero ¿cómo hacer para que los venezolanos a pesar de la crisis logren lidiar con una realidad?

─Un optimista no desconoce la realidad, se relaciona con ella de una manera distinta al promedio. Sabe que es capaz de crear su realidad y se pregunta: ¿para qué me está pasando esto?, ¿cómo estoy contribuyendo yo con lo que creo que está mal?, ¿cómo puedo ser parte de una solución?

 

─En una situación como la de Venezuela ¿Cómo haces para no contagiarte del pesimismo?

─Somos humanos y es normal tener días no tan buenos, menos animados. Pienso que lo importante es seguir adelante. Yo trato de no pegarme en las conversaciones negativas que escucho y de rodearme de gente que está en la misma sintonía, buscando construir.

 

─Últimamente se habla de un dialogo en el ámbito político ¿Un optimista como tú cree que es posible un dialogo en Venezuela?

─No solo creo que es posible, creo que es imprescindible.

 

─ ¿En un país tan polarizado cómo haría un optimista como tú para unirlo?

─Lo mejor que puedo hacer por mi país, es ser el país que quiero ver. No me corresponde cambiar a nadie, el cambio empieza por cada uno desde lo individual. Escuchar y agradecer son dos buenos ejercicios que recomiendo.

 

─ ¿Cómo ves a Venezuela en el futuro?

─Ocupando el lugar que le pertenece, entrando finalmente en el siglo XXI, pero desde un nivel de consciencia más elevado, producto de esta crisis que está sacando cosas nuevas de nosotros.

 

─Hablas sobre ser conscientes, ¿Qué es para ti ser conscientes?

─Intentar no ser un cáncer para el planeta, pensar en qué podemos aportar y entregar de nosotros mismos, conectar con nuestro propósito, saber que donde terminan mis derechos comienzan los de los demás, conectarse con el amor, la gratitud y la espiritualidad, sea cual sea tu credo.

 

─ ¿Imaginaste alguna vez que tendrías el alcance y éxito que hasta ahora has obtenido o es una sorpresa para ti?

─Nunca lo imaginé como ha sucedido, pero siempre he buscado tener repercusión y lo digo sin mayor complejo. Es maravilloso haberlo logrado a través de proyectos que me enorgullecen y que han ayudado a otras personas, así como a mi país.

 

Cactus24 (08/08/2016).

Thaynel Valbuena CNP: 20.883

Fotos: Cortesía Álvaro Pérez Kattar