Alimentos que deben evitar comer los niños con asma

El Asma es una enfermedad que provoca hinchazón y estrechamiento de las vías respiratorias, por lo que se presentan dificultades para respirar, opresión en el pecho, tos y sibilancias (un sonido silbante y molesto durante la respiración).

Las causas del asma pueden ser por infecciones, contaminación atmosférica, polen, ácaros, pelos de animales e, incluso, por la alimentación. Por ello, te diremos qué alimentos es mejor que los niños con asma consuman poco, para que no sufran dichos síntomas.

Grasas saturadas: Están presentes en los alimentos procesados, las carnes rojas, frituras y panes, incrementan los síntomas, así como la inflamación. También, los alimentos con grandes cantidades de grasa saturada reducen a los broncodilatadores, medicamentos esenciales para el control de la enfermedad.

Lácteos: La crema, la leche, los helados, la mantequilla, los quesos, contienen grandes cantidades de grasas que, como ya se mencionó, incrementan la inflamación. Además, aumentan la producción de mucosidad, incrementando la congestión. No por ello deberás eliminarlos de la dieta de los niños, pero sí controlarlos.

Sulfitos: Usados como conservantes, antioxidantes, antimicrobiano y antifúngico. Se pueden encontrar en variedad de alimentos como jugos de frutas, embutidos, papas fritas, conservas, etcétera. Al ingerirlos aumentan la mucosa bronquial, produciendo broncoespasmos, por lo que los ataques de asma aumentan y se agravan.

Sal: Aumenta la respuesta del sistema inmunitario por lo que desencadena los síntomas del asma. Así, los niños deben evitar la sal de las frituras, los panes y ciertos postres.

Carnes rojas: Contienen grandes cantidades de grasas, aumentando la inflamación de las vías respiratorias, por lo que los niños deberán consumir carnes rojas de manera moderada.