Alimentos en mal estado sí pueden ser peligrosos

El caso de un joven que murió en Bélgica hace ocho años, luego de comer un plato de espaguetis que llevaba cinco días a temperatura ambiente y que antes de ingerirlo lo había recalentado, ha llamado la atención por el peligro que representaría la comida en descomposición.

Blom

 

Revisiones que se han hecho del caso por parte de la misma revista científica que lo publicó, el Journal of Clinical Microbiology, han establecido que, en realidad, podría haberse tratado más bien de una muerte súbita y no una intoxicación alimentaria.

Aunque es un caso aislado y poco frecuente, permite hablar de los peligros que representan la mala manipulación de los alimentos y su consumo si están en mal estado. Las intoxicaciones alimentarias rara vez son mortales, a pesar de su frecuencia, y suelen tener un pronóstico favorable en la mayoría de los casos.

Una intoxicación alimentaria se produce por la presencia en la comida de colonias de bacterias que producen toxinas muy potentes. Esta suerte de veneno es termoestable, por lo que aun después de la muerte de las bacterias puede permanecer en el ambiente que lo hospeda.

Se necesita un contacto breve para que una bacteria llegue a un alimento y estos organismos son capaces de reproducirse por miles de millones en muy pocos días.

Las principales manifestaciones que revelan la presencia de bacterias patógenas en el cuerpo son dolor abdominal, diarrea, vómito y fiebre pocas horas después de la ingesta de alimentos. Y la principal indicación ante estos síntomas es acudir a los servicios de emergencias, concluye.