ABC: La falta de gas deja a Venezuela sin árboles por cocinar con leña

Nadie creería que una pujante potencia petrolífera y gasífera como era Venezuela regresa a la prehistoria de las cavernas donde sus habitantes tienen que talar árboles para poder cocinar a leña, pero lo peor es el impacto nocivo del humo para las enfermedades respiratorias en plena pandemia del coronavirus y el daño ambiental causado por la deforestación indiscriminada.

Blom

 

La falta de gas se suma a la escasez de gasolina, luz, agua, comida, medicina o servicio de telefonía e internet, problema que ha hecho retroceder unos cien años al país, siendo el octavo productor mundial de gas.

En zonas residenciales de Puerto Ordaz, estado Bolívar, al sur de Venezuela, organizaciones ambientalistas han denunciado la tala de árboles de eucaliptos y pinos para la venta de leños para cocinar.

La misma situación se presenta en Anzoátegui, Monagas y Sucre, ocurre otro tanto. También en el estado fronterizo del Táchira han llegado denuncias a ABC sobre la deforestación de cabeceras de ríos para obtener madera para cocinar.

Los estados centro occidentales como Lara, Yaracuy y Falcón, no escapan de la situación, la deforestación no solo en zonas rurales, también se evidencia en urbanismos la tala de árboles en plazas, parques u otros espacios públicos se están agravando por la falta de gas doméstico en estas regiones.

La falta de gas, que dura entre 4 y 5 meses, no solo se observa en el interior donde hacen largas colas para conseguir una bombona (garrafa) de butano, sino en las grandes ciudades y en la capital.

En Caracas ya se ven en los balcones chimeneas de humo pero no de barbacoas sino de fogones para preparar el café y las arepas del desayuno.

Cactus24 (26-11-2020)