A 44 años de su declaratoria: Cerro Santa Ana ofrece cinco pisos bióticos para explorar

Paraguaná es una tierra de aventura, la biodiversidad existente propicia el contacto con la madre naturaleza, en distintos escenarios ideales para la práctica del senderismo, excursionismo y la contemplación.

Blom

 

Cinco pisos bióticos conformados por la zona Xerófita, la Tropofítica, la Selva Nublada, el Matorral Antillano y la cima, le esperan en el imponente cerro Santa Ana, ubicado en el centro de la Península al norte del estado Falcón, en los municipios Falcón y Carirubana, entre las poblaciones Santa Ana y Buena Vista, el cual cuenta con una superficie de 1.900 hectáreas y una altitud máxima aproximada de 830 msnm; el cual fue declarado Monumento Natural el 14 de junio de 1.972, según decreto número 1.005, bajo la protección de INPARQUES.

Centros de Visitantes

Este emblemático espacio cuenta con un centro de visitantes que se ubica en el pueblo de Santa Ana de Paraguaná, en las adyacencias del módulo de INPARQUES, donde los guardaparques ofrecen la información necesaria sobre el recorrido en el Monumento y además realizan un registro de las personas que se disponen a realizar el ascenso.

Para quienes no pueden realizar el recorrido, existe la alternativa de ser recibido en el centro de visitantes, donde a través de charlas ofrecidas por jóvenes de la localidad, los turistas y visitantes pueden conocer de la experiencia.

Albergue de diversidad de especies

Debido a la diversidad de ambientes, el Cerro Santa Ana, alberga especies como la marmosa, la guacharaca, el bobito copetón vientre amarillo, la paraulata montañera, el sirirí, el curtío, la reinita hornera, el azulejo verdeviche, el chamaco o carpintero, el pico gordo, el gonzalito, el cardenal coriano, el turpial, el chuchube, la paloma tortolita, el alcaraván o dara y el perico carasucia.

Igualmente, se encuentran mamíferos como el ratón mochilero, el venado matacán, cachicamo, cunaguaro, onza, conejo de monte, mapurite. Entre los reptiles se encuentran el cascabel, bejuca, falsa coral, tragavenado, al igual que iguanas, bisures, tuqueques, aguaceros y caripiales.

Cinco pisos bióticos para descubrir

En el bosque xerófito, se encuentran la bromelia o teco de color rojo, Pereskia guamacho, el buche, el cardón dato, cujíes, árboles del género Capparis conocidos como los olivos.

Bosque Tropófilo, constituida por árboles altos como el tabacón de falda  y el morillo, esta zona suele ser fresca debido a las constantes precipitaciones.

Selva nublada, espacio para las epífitas, bromelias, orquídeas, además del sotobosque que alcanza los dos metros y está conformado por arbustos, palmas y helechos, en esta área los suelos son pantanosos por la humedad.

Matorral Antillano, en esta zona la vegetación cambia a árboles pequeños y arbustos, semejantes al matorral andino.

Pseudopáramo o la cima, en este piso biótico predominan las plantas pequeñas como la palma, helechos, la clusia,  orquídeas, entre otras.

¿Cómo llegar?

Desde la bomba Lara (salida de la ciudad de Coro) a la encrucijada, donde se indica el desvío al pueblo de Santa Ana de Paraguaná, se recorre 69 kilómetros, luego de allí a la entrada del pueblo (módulo de INPARQUES) son 9 kilómetros. 

Prensa Corpotulipa (13/06/2016)