jueves, febrero 29, 2024
InicioEspecialesLa ansiedad se apodera de los niños y adolescentes

La ansiedad se apodera de los niños y adolescentes

Este trastorno puede aparecer a temprana edad y a los adultos no preparados para ello les es difícil tratarlo. Según la psicóloga Diana Martín: «El problema de ansiedad que pueda tener nuestro hijo no está aislado del ámbito familiar».

«El problema de ansiedad que pueda tener nuestro hijo no está aislado del ámbito familiar».

La ansiedad es una respuesta natural del cuerpo. A lo largo de miles de años, le ha permitido al ser humano sobrevivir. Y si bien atravesamos episodios de este trastorno en todas las edades, durante la niñez y la adolescencia se presentan con características particulares.

«Hay síntomas que son más clásicos en la infancia y en la adolescencia, pero la ansiedad es, en un principio, siempre adaptativa». Se trata de una respuesta de lucha o huida que desencadena nuestro organismo cuando interpreta que algo puede ser un peligro.

¿Es lo mismo la ansiedad que el miedo?
Los conceptos de miedo, fobia y ansiedad no son iguales. Pese a que es común que aparezca dicha confusión en el contexto de la psicoterapia infantil, conviene remarcar las diferencias.

Un cuadro ansioso es una respuesta frente a una amenaza. Se trata de algo natural y esperable, pero cuando se excede, entonces aparecen los trastornos.

Aunque tengamos una visión muy negativa de estos episodios, hay que entender que son necesarios. Sin esta respuesta, no habría evolución humana. Quizá hasta no existiríamos como especie en la actualidad, pues nos sirvió en múltiples ocasiones para escapar de peligros o para enfrentarlos con éxito.

Por otro lado, el miedo es una emoción natural que, si cumple con ciertos parámetros acordes al desarrollo del niño, se considera normal. «Un niño que hasta los dos años tiene miedo a la separación de los padres o a los seis años tiene miedo a seres imaginarios es esperable». Cuando el miedo es excesivo, ingresamos al terreno de las fobias.

De acuerdo con algunas estadísticas, alrededor del 7 % de los niños y adolescentes entre 3 y 17 años tienen un cuadro de ansiedad. A su vez, se calcula que entre el 3 % y el 15 % de la población mundial presenta alguna fobia específica.

¿Por qué aparece la ansiedad excesiva en los niños?

Todos los niños tendrán ansiedad en distintos momentos de sus vidas. Es una respuesta fisiológica. Pero ¿por qué en algunas personas se manifiesta de modo extremo y genera un trastorno?

El origen de la ansiedad es Está relacionado con factores biológicos, genéticos, psicológicos y sociales». Veamos en detalle cada uno de ellos:

Psicológicos: en especial, las vivencias y cómo las afrontamos en la infancia. Todo ello genera huellas emocionales a partir de los traumas, tanto de lo que vivimos como de lo que no vivimos.

Biológicos: desbalances en las concentraciones de los neurotransmisores, como serotonina o dopamina, pueden influir en la regulación emocional. También las alteraciones en la modalidad de respuesta del sistema nervioso autónomo, sobre todo en la activación del sistema nervioso simpático.

Genéticos: existe evidencia de que hay genes asociados al desarrollo de trastornos de ansiedad y depresión. También hay personas hipersensibles al estrés por rasgos de temperamento que heredaron. Sin embargo, la genética no determina por completo y la interacción con elementos del ambiente es crucial.

Sociales: el entorno familiar podrá influir sobremanera en el modo de afrontamiento del niño. Los estilos educativos que implementen los adultos serán claves. La sobreprotección y el apego evitativo se asocian a la ansiedad extrema en la infancia. Al contrario, el apego seguro, con afecto y con límites, sería protector. Aquí también se debe mencionar a la red social de contención, incluidos los amigos.

Tipos de ansiedad en los niños
Este trastorno se puede manifestar de diferentes formas durante la infancia. Los síntomas de la ansiedad en los niños varían y, a veces, habrá una expresión verbal o no. Las siguientes son las presentaciones más comunes:

Trastorno de pánico: es la modalidad aguda de la ansiedad. Aparece la sintomatología de improvisto con manifestaciones físicas, como palpitaciones y falta de aire.
Trastorno de ansiedad social: es el miedo a las situaciones sociales con otras personas. Suele tratarse de niños que no quieren ir a la escuela o que prefieren no juntarse con pares por temor al juicio que emitan sobre ellos.

Trastorno de ansiedad generalizada (TAG): esta es una forma extrema y severa. Los niños tienen múltiples síntomas, como pesadillas, llanto frecuente, irritabilidad, dificultad para concentrarse y falta de apetito.

Trastorno de ansiedad por separación: es una ansiedad necesaria para el desarrollo del bebé. Se suele manifestar alrededor de los 8 meses, cuando el niño teme a los desconocidos y manifiesta desesperación al quedarse solo o perder de vista a sus padres. La persistencia de esta conducta más allá de la edad preescolar debe abordarse.

¿Por qué aparecen episodios de ansiedad en la adolescencia?
Los adolescentes pueden acarrear dificultades para la gestión de las emociones que provengan de la niñez. La adolescencia es una etapa de labilidad emocional, por lo que el riesgo de padecer trastornos de salud mental es más elevado.

Muchos jóvenes se presentan en su consulta hablando como de una montaña rusa. No entienden lo que les pasa y son los primeros que se desesperan por ello.

«Cuando un padre o una madre quieren acercarse al adolescente y no pueden, al menos tienen que dejar en claro que están accesibles, que si en algún momento los necesitan, pueden contar con ellos».

Lo más popular