Al menos 17 venezolanos han muerto intentando cruzar Río Bravo

Anuncios Google

El río Bravo ha cobrado la vida de al menos 17 venezolanos en lo que va de año, quienes sucumbieron al traicionero afluente en busca del sueño americano. Otros nueve se mantienen reportado como desaparecidos.

La cifra de fallecidos en el Río Bravo, afluente que marca la frontera entre México y Estados Unidos, aumentó la semana pasada de 12 a 17, tras registrarse una crecida de al menos metro y medio en el nivel del agua, así como mayor fuerza de la corriente, debido a tormentas eléctricas que estuvieron azotando la región de Coahuila, y Texas por varios días.

El medio EnFrontera.com ha realizado un seguimiento constante y cercano de la situación de los venezolanos que, en busca de protección y una oportunidad para prosperar, atraviesan el Río Bravo intentando llegar a Estados Unidos.

De manera oficial ni las autoridades norteamericanas ni las mexicanas tienen una data, por lo que esta cifra puede llegar a ser superior. Tampoco se sabe la cantidad de venezolanos que lograron atravesar el caudaloso río.

Fuentes consultadas por el medio, aseguran que una media de 20 a 30 venezolanos ingresan a Texas a diario, aunque la cifra puede ser mayor, ya que las autoridades son las que deben aportar esos datos.

«Antes los venezolanos eran migrantes que se unían a otros grupos o pasaban solos. Ahora llegan en grupos de unas seis a siete personas, y hasta más de 10, todos venezolanos, y pasan ayudándose entre sí. A pesar del aumento de vigilancia de Migración, muchos logran meterles gol y alcanzan la orilla del Río Bravo», explicó una de las fuentes, que prefirió reservar su identidad.

Gran parte de los venezolanos no estarían pagando coyote para pasar el Río Bravo. Después de una travesía que en muchos casos se prolonga más de mes y medio, en los que atraviesan la temida selva del Darién, en la frontera entre Colombia y Panamá, además de unos 7-8 países, arriban al norte de México sin recursos, por lo que no hay quién les diga cuáles son las zonas de mayor riesgo.

El Río Bravo, aunque por la parte superior da la imagen de ser sereno, poco peligroso y llano, internamente tiene desniveles naturales y puntos donde se arman fuertes remolinos. Además, la corriente por la parte baja del caudal sería más fuerte que la que está arriba, según refieren lugareños y migrantes que ya han cruzado.

A pesar de que nono son más de 50 metros de río que separan a Piedras Negras de Eagle Pass, cuando los migrantes ingresan del lado mexicano en un punto, la corriente suele empujarles algunos metros, dependiendo de la fuerza que tenga ese día la afluente.

Justamente esos «secretos» del Río Bravo son desconocidos por los migrantes, que son sorprendidos dentro del agua por factores que no esperaban. Aunque sepan nadar, en esas circunstancias nada está garantizado.

Tener mapeados los riesgos tampoco es garantía de nada si se sienten presionados porque los funcionarios de Migración están por la zona y pueden perseguirles o sacarles para deportarlos a la frontera sur de México. En ese momento, en la mayor parte de los casos, todo el plan se les olvida y entran en modo sobrevivencia. El temor a ser detenidos juega en contra de sus vidas.

La mayoría de fallecidos son del Zulia

La mayoría de los migrantes que han fallecido este año en la frontera entre México y EEUU, eran originarios del estado Zulia, estaban en su segundo proceso migratorio, tenían menos de 30 años, atravesaron la selva del Darién y decidieron hacer el cruce por puntos de la ciudad de Piedras Negras, en el estado de Coahuila.

El mes con mayor cantidad de víctimas venezolanas fue agosto. Las autoridades recuperaron los cuerpos de Cherry Guerrero, Jesús Enrique Carillo Vergara, Jorge Antonio Arispe, William Jiménez, Juan David Pulido, Víctor Hugo Márquez, César Abraham Quintero, Jhover Chourio (Paraguaná), Esleiker González y Walter González.

Cactus24 (09-09-2022)

Anuncios Google