Ucraniana que se fugó con hombre casado: No soy una rompehogares

Anuncios Google
Sofiia Karkadym, de 22 años, se mudó con Tony Garnett, de 29, y su esposa Lorna después de que se ofrecieron a patrocinar su estadía en el Reino Unido.

Diez días después, Lorna, de 28 años, acusó a la rubia trabajadora informática de haber puesto sus ojos en su hombre.

Blom

 

Sofía hizo las maletas, pero Lorna quedó desconsolada después de que su esposo un guardia de seguridad  la siguiera.

Sofia, que huyó de Lviv y cruzó a Polonia mientras la guerra con Rusia se desataba, le dijo a The Sun: “No soy una destructora de hogares.

«Nunca pensé o planeé en ir hasta su casa y quitarle a Tony, eso nunca pasó por mi cabeza. Me gustó su familia. Pasé un montón de tiempo con Lorna y ella me ayudó bastante», confesó.

Sin embargo, dice que Lorna siempre tuvo actitudes falsas e hipócritas con ella y la culpó a ella de toda la situación. «Sus constantes sospechas, la tensión, nos empujó a Tony y a mí a acercarnos. Ella creó todo esto al estar siempre sospechando de que algo había, así que es su culpa».

De acuerdo al relato de Soffia, la relación entre Tony y Lorna estaba mal de antes, aunque admite que la situación fue difícil en el momento en que ella arribó hasta la casa del matrimonio.

«Sabíamos los límites»

De un principio, Tony se mostró muy amable con ella: «Fue muy lindo ver una cara amigable y comunicarme con alguien. Pero, del primer día sentí algo raro con Lorna. Traté de ser amable, pero ella se ponía celosa cuando Tony y yo estábamos juntos».

Soffia dice que fue tanta la sugestión de Lorna que decidió irse y Tony decidió seguirla: «No me malentiendan, nos atraíamos, pero sabíamos los límites. Nada pasó durante mi estadía en su casa».

«Su relación estaba mal. Nada de esto es mi culpa. Fue mi decisión irme y Tony decidió venir conmigo», señaló la refugiada.

A consecuencia de esta relación, cuenta al mismo medio que su familia siente vergüenza por ella y que «mis padres me dijeron que ni siquiera podían salir conmigo. Dijeron que por mi culpa nadie en Inglaterra seguiría recibiendo ucranianos».

«Ahora cada familia inglesa pensará que un refugiado les robará el marido, pero es mucho más profundo que eso y no es sobre mí, Lorna o Tony. Es sobre la guerra, refugiados, ayudar gente», reflexiona.

Cactus24//23-05-2022

Anuncios Google