En Tocópero dos comunidades luchan entre sí por el agua

Anuncios Google

Tocópero, un pueblo ubicado en la costa oriental del estado Falcón, registra una de las mayores odiseas humanas: madrugar para hallar agua.

Blom

 

 20 litros de vital líquido pueden conseguir las familias que madrugan desde las 4:00 am en un sector llamado La Curva, a pocos metros de la alcaldía del municipio. Ahí, una tubería echa un chorrito de agua de manantial que con paciencia los habitantes llenan.

Los vecinos cuentan que se hacen largas colas para llenar pimpinas, tobos de agua y algunos tanques transportados por camionetas. La alcaldía cuenta con un camión cisterna, pero no es suficiente para saciar la sed de la población.

Los habitantes que tienen acceso a dólares, prefieren ahorrarse el calvario de madrugar por agua y optan por cancelar una pipa a 5 dólares o cancelar el servicio con alimentos no perecederos.

Pero no es todo, la comunidad El Perú a través de los consejos comunales Josefa Camejo y El Perú, hace 10 años lograron activar unas tuberías para satisfacer la demanda. El vital líquido procede de un manantial ubicado en Turupia, sin embargo, expresan que la prioridad del agua es para la población de dicho sector, y luego para las comunidades aledañas. Argumentan que hay agua gracias a la “gente de El Perú”.

Pero la crisis hídrica obliga  a la población a buscar el vital líquido donde sea y en ocasiones, los ciudadanos se movilizan hasta El Perú por unos tobos de agua. No obstante, la respuesta en ocasiones es hostil. “Esta agua es nuestra”, comentó el ciudadano José Chirinos para Cactus24.

Conflicto social por el agua 

“Ese pueblo se beneficia más que uno —casco central de Tocópero— entonces llegan camiones, tanques y pipas y a nosotros nos dejan sin agua, ellos quieren soltar el agua pura para ellos”, narró.

José explica que hay 3 tanques de entre 30 y 40 mil litros, el tanque que beneficiaría a Tocópero es el último en ser llenado. Pues, el agua que viene del manantial es cada dos semanas. O sea, es racionada.

José Chirinos tiene 39 años, cabeza de una familia conformada por 4 integrantes, hace hasta 2 viajes diarios en una carrucha artesanal. Ahí transporta un bidón y un tobo con tapa. “Es difícil, a veces tengo que cargar más para otras cosas, ese soy yo, pero hay hasta ancianos para cargar agua”, expuso.

Cuenta que la estación de bombeo ubicada en Santa Rosa presenta fallas, la última opción para él es comprar agua.

“Hasta un machete nos han sacado cuando intentamos dialogar para que nos den agua a los de Tocópero”, comentó un vecino ubicado en la zona wifi del pueblo.

Tras casi 10 años de interrupción del servicio de agua potable por tuberías, 235 familias de los sectores Santa Rosa y Barranquitas del municipio Tocópero del estado Falcón recibieron suministro por los grifos, informó el presidente de Hidrofalcón, Andrés Maldonado.

“La gente sigue haciendo cola, la discusión surge por el agua porque dicen que esa agua es del Perú y para ellos, es más, nadie del pueblo puede ir al Perú a buscar agua y ahí es donde se genera el conflicto social”, explica el dirigente de Acción Democrática, Alfredo Ramirez.

 Redacción Jhonattam PetitCactus24 (04-03-2022).

Anuncios Google