Primera masacre de 2022 en Colombia se cobra la vida de tres venezolanos

Anuncios Google

El Instituto de Estudios para el Desarrollo y la Paz (Indepaz) de Colombia informó que el lunes 3 de enero se registró la primera masacre de 2022 en ese país suramericano, que se cobró la vida de tres hombres, todos de nacionalidad venezolana.

Blom

 

El hecho ocurrió en el corregimiento de San Antonio, del municipio de Jamundí, en el departamento del Valle del Cauca.

De acuerdo con Indepaz, las tres víctimas, cuyas identidades aún no han sido reveladas, vivían en la zona desde hace cinco años y se dedicaban a labores de construcción.

«Aniquilación selectiva»

«Otra masacre que enluta al hermano pueblo colombiano», lamentó, a través de su cuenta en Twitter, el canciller de Venezuela, Félix Plasencia, quien calificó este y otros hechos como una «aniquilación selectiva», de la cual responsabiliza al mandatario colombiano, Iván Duque.

«Usted es el culpable también de que 10 millones de desplazados internos no puedan vivir en paz en el territorio de su país y del asesinato en 2021 de 171 líderes sociales y 1.286 firmantes de los Acuerdos de Paz», dice Plasencia a Duque.

El canciller venezolano señala que el mandatario colombiano «pretende escurrir el bulto (eludir la responsabilidad)» en estos casos «con su discurso vacío y sus falsos positivos de tradición».

«Nunca podrá exportar su guerra fratricida, porque de este lado de la frontera (en Venezuela) siempre encontrara patriotas que pondrán freno a su política de sangre y exterminio», señala Plasencia, al tiempo que reiteró la demanda de Caracas a las agencias de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) «para detener esta práctica violatoria de los derechos humanos».

A Duque le pide que, por favor, respete los Acuerdos de Paz por los que han trabajado colombianos, venezolanos, la comunidad internacional y la ONU, y «permita que desescale el conflicto y la crisis humanitaria estructural que se vive en Colombia y que afecta a toda la región».

Escalada de violencia en la frontera

El lunes se conoció que al menos 23 personas fueron asesinadas durante el fin de semana en los municipios colombianos de Arauquita, Tame, Fortul y Saravena del departamento del Arauca, fronterizo con Venezuela.

En un comunicado, el Ejército colombiano atribuyó lo ocurrido al enfrentamiento entre el Frente de Guerra Oriental del Ejército de Liberación Nacional (ELN) y las disidencias de las extintas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) por el «control de las economías ilícitas».

Sin embargo, Duque y su ministro de Defensa, Diego Molano, se refirieron a la supuesta vinculación de Caracas con los hechos.

El mandatario adelantó que dos batallones se desplazarán a la zona fronteriza y señaló que fortalecerá la «inteligencia y contrainteligencia» en el Arauca, tras insistir, sin presentar pruebas, en la presunta «connivencia y la protección que les ha brindado el régimen dictatorial de Nicolás Maduro a estas estructuras criminales».

Desde Venezuela, el ministro de Defensa, Vladimir Padrino López, desestimó las acusaciones de Bogotá e informó que la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB) se encuentra en los municipios venezolanos del estado Apure, fronterizo con el departamento del Arauca, y que «ha elevado su nivel de alerta ante los acontecimientos al otro lado de la frontera».

«¿Quién tiene la culpa de los males de Colombia? Seguir señalando a Venezuela de la violencia centenaria gestada en sus entrañas nunca los va a exculpar, hasta tanto la tortilla se vuelva y la oligarquía colombiana sea sustituida por un gobierno de compromiso social», añadió el funcionario venezolano.

Cactus24 04-01-22

Anuncios Google