La pandemia y problemas de suministro empeoran previsión para economía alemana

Anuncios Google

El banco central de Alemania rebajó el viernes su previsión de crecimiento para 2022 y empeoró las proyecciones de inflación ante los persistentes problemas en la cadena de suministro y la virulenta ola de covid-19, que golpea a la mayor economía europea.

El Bundesbank prevé que el PIB crezca un 4,2% el próximo año, frente al 5,2% de su última estimación de junio. Para el año en curso, espera un crecimiento del 2,5%, frente al 3,7% anterior.

«La recuperación se ha retrasado un poco», indicó en un comunicado el presidente saliente del Bundesbank, Jens Weidmann.

El banco indicó que Alemania sufrió un «revés» relacionado con la pandemia en la segunda mitad de 2021.

Alemania se enfrenta desde hace varios semanas a un deterioro de la situación sanitaria por el covid-19, lo que ha obligado al gobierno a reintroducir restricciones, que frenan la recuperación económica.

Entre las medidas, el gobierno prohibió a las personas no vacunadas la entrada a comercios no esenciales y a varios lugares públicos.

Según el banco, el crecimiento «va a volver a tomar impulso a principios de 2022» cuando las restricciones sean levantadas y mejore la situación de la cadena de suministro.

Así, la institución pronosticó un crecimiento de 3,2% en 2023, por encima de una proyección previa de 1,7%, con una expansión prevista de 0,9% en 2024.

Un clima difícil

Las previsiones se acercan a las del Ministerio de Economía, que, según sus últimas proyecciones de octubre, prevé un aumento del 4,1% en 2022.

Sin embargo, son más optimistas que las del IFO, el principal instituto económico alemán, que espera un crecimiento de apenas un 3,7% el año que viene.

El IFO también publicó su barómetro sobre el estado de ánimo empresarial, que cayó por sexta vez consecutiva en diciembre.

Este informe – que los mercados siguen con atención – proyecta un escenario difícil para la economía en su conjunto.

El indicador cayó a 94,7 puntos en diciembre, frente a un nivel de 96,6 el mes anterior.

La economía alemana «no tendrá regalos» por Navidad, indicó el presidente del IFO Clemens Fuest en un comunicado, a medida que aumenta el pesimismo sobre el pronóstico para el próximo año.

«El deterioro de la situación de la pandemia está golpeando con fuerza a los proveedores de servicios relacionados con el consumo y al sector minorista», señaló.

Pese a que la percepción de situación por parte de las empresas manufactureras mejoró por primera vez en cinco meses, a pesar del agravamiento de la situación de los suministros, en el sector servicios, el ánimo «se desplomó».

«La economía alemana cierra el año con otra decepción», sentenció Carsten Brzeski, director de macroeconomía en ING.

Con respecto a la inflación, los datos recientes han elevado la tasa «significativamente por encima de lo esperado en junio», indicó el banco central.

Los precios al consumo podrían subir 3,2% este año con un alza de 3,6% en 2022, frente a pronósticos anteriores de una tasa inflacionaria de 2,6 y 1,8%, respectivamente.

Weidmann, que dejará su puesto al final de año y cederá también su puesto como gobernador del Banco Central Europeo, indicó que la «política monetaria no debería ignorar estos riesgos y permanecer alerta».

Cactus24 17-12-21

Anuncios Google