Hoy 2-Jun es Día de la trabajadora sexual

Anuncios Google
El 2 de junio se conmemora el Día Internacional de la Trabajadora Sexual, que se instituyó en 1975 en Francia como respuesta a las violencias padecidas por las personas que se dedican a esta actividad comercial. Hace 42 años un grupo de prostitutas decidió tomar la iglesia Saint-Nizier en Lyon con un letrero que decía “Nosotras también somos madres”, para protestar por una persecución policíaca que provocó aumentos considerables en tratos crueles contra ellas.

En esa iglesia se gestó el Colectivo de Prostitutas, un referente histórico para todas las organizaciones posteriores. Como decía Ulla, una de sus líderes: “Esperamos nuestra libertad en tanto que mujeres tal y como somos, y no tal y como queréis que seamos para tranquilizar vuestra conciencia (…). No tengáis miedo: esta liberación no supondrá automáticamente una proliferación de las prostitutas. A no ser que nosotras, las mujeres, seamos todas chicas a las que únicamente reprimía el miedo a la policía…”.

Blom

 

Desde entonces, el 2 de junio se ha convertido en el día internacional de las trabajadoras sexuales. Contrariamente a lo que sigue siendo una creencia colectiva, el enemigo más peligroso de las trabajadoras del sexo no son sus clientes, sino ciertas instituciones (públicas y privadas) encargadas de evidenciar y perpetuar una estructura dicotómica que genera estigmas y que sitúa en el altar a la mujer “buena” y en el infierno la mujer “mala”.

Simone De Beauvoir  reconoció en 1972 “solidarizarse con las otras mujeres en vez de su separación de ellas… Es cierto que la trata de mujeres representa una realidad muy compleja. Es cierto que en el trabajo sexual hay prácticas que reproducen el sistema capitalista. Pero su reproducción no habita en el trabajo sexual en sí, si no en el mecanismo de explotación en que está incardinado. Romper los mecanismos de control y vigilancia hacia las profesionales del sexo es un objetivo que concierne a todas porque todas estamos explotadas por el sistema. Reconocer el trabajo de las trabajadoras sexuales es el primer paso para la cancelación del estigma impreso en sus cuerpos y sobre todo para no volver a imprimirlo”. 

Han pasado 45 años del memorable 2 de junio y las condiciones y derechos de estas personas no han avanzado mucho. La actual consideración de la prostitución como alegal y sin reconocimiento como actividad laboral deriva en una elevada vulnerabilidad social sin acceso a servicios de salud, derechos sociales y laborales, derechos legales, vivienda, etc. Son personas que la sociedad se encarga de invisibilizar y acallar y que en ocasiones no tienen la consideración de ciudadanas.

En tiempos del coronavirus, afloran todas las vulnerabilidades del colectivo de personas trabajadoras sexuales  viéndose abocadas al olvido y a la indiferencia. Con el cierre de clubes y pisos ante el decreto de estado de alarma, estas personas se han encontrado confinadas en los pisos en los que trabajan o en su casa sin ningún ingreso. Esta situación se ve agravada ya que un elevado número de personas realizan el trabajo sexual en pisos y proceden de otras ciudades, lo que supone el alejamiento de sus familias y redes sociales en las que apoyarse en esta situación de crisis.

La prostitución, cuando se ejerce por voluntad y sobre la base del acuerdo, no debería constituir un riesgo para quienes la practican, y una regulación permitiría luchar contra la trata de personas con fines de explotación sexual, señalan los activistas que promueven este día.

La esencia del Día internacional de la trabajadora es que visibilizar que dejar de criminalizar el comercio sexual ayudaría a luchar contra delitos como como el proxenetismo o la prostitución infantil por medio de una regulación visible y rigurosa para quienes ejercen este trabajo de forma consensuada.

Cactus24/02-06-2021

Anuncios Google