Villarreal campeón de la Europa League

Anuncios Google
Un penalti errado por Juan Román Riquelme dejó al Villarreal sin la final de la Champions en el 2006 y una increíble tanda de penaltis en la que tras diez aciertos de todos los jugadores de campo de los dos equipos dejó la suerte en manos de los porteros dio la Europa Liga al Villarreal en Gdansk (Polonia).

Rulli marcó el suyo y luego paró el lanzamiento de David De Gea. Una suerte de compensación histórica para un Submarino que fue un competidor formidable en un duelo en el que no pudo lucir sus mejores virtudes: su dominio del balón y su carácter ofensivo. Los porteros, que tuvieron que intervenir poco en los 120 minutos, resultaron decisivos como lanzadores de penaltis.

Blom

 

La final se jugó con 9.500 espectadores en las gradas; de ellos, unos 2000 eran seguidores del Submarino. Unay Emery sacó de inicio el mismo equipo que despidió la Liga en Valdebebas ante el Real Madrid con el único cambio de Foyth por Mario en el lateral derecho. La idea era dominar el balón, el estilo propio del Submarino, pero el United no le dejó con una presión muy adelantada. El Submarino reaccionó poniéndose el mono de trabajo.

La lesión en la cabeza de Foyth

El duelo empezó con susto para el Villarreal. A los 9 minutos Foyth sufrió un pisotón en la cara de Pogba que le dejó ensangrentado. Tras varios minutos en la banda salió a jugar otra vez con un aparatoso vendaje en la cabeza, lo que le dio la apariencia de un defensa a la antigua.

Con Pau Torres y Raúl Albiol convertidos en los pilares del Villarreal, el United no encontró facilidades de ningún tipo para encontrar ocasiones de gol. No era esta una final de porteros durante los primeros 120 minutos.

La estrella portuguesa del United no apareció

En el United Bruno Fernandes aparecía poco, Pogba jugaba demasiado retrasado y las hostilidades venían casi siempre por parte de Mc Tominay, vertical y siempre con un ojo puesto en Cavani, el típico nueve uruguayo que remata a puerta todo lo que le cae. En medio de la tormenta el Villarreal empezó a estirar sus líneas pasado el minuto veinte de juego. A los 23 dio un aviso de gran calidad, un centro con una rabona espectacular de Bacca que no encontró rematador.

Enseguida el Villarreal iba a sacar petróleo de una de las grandes armas que siempre prepara Unai Emery: las acciones a balón parado. El Submarino se encontró con una falta lateral en el 29. Parejo puso un balón al segundo palo y por ahí apareció Gerard Moreno que le ganó la posición a Lindelof para conectar un remate no demasiado fuerte pero sí colocado que superó la estirada de De Gea y se convirtió en el 1-0.

El primer gol

El United reaccionó al golpe con furia pero con poca claridad. Intensificó su ataque hasta el descanso pero el Submarino cerró líneas. Hasta el descanso el United pareció un equipo ofuscado, todo nervios e imprecisiones.

La segunda parte comenzó sin cambio de jugadores. Pudo dar un golpe tremendo a la final el Submarino en el 47. Tras un mal despeje de los red devils a Gerard Moreno se le quedó la pelota muerta en el área, pero por milímetros no llegó a cazarla.

El empate

A partir de ahí el United volvió a coger las riendas. Los ingleses reclamaron un penalti de Pedraza a Greewood que el VAR no concedió pero el empate se produjo en el 55 en una acción desgraciada de la defensa del Submarino, el único error hasta entonces. Tras un saque de esquina el rechace fue para Rashford, que volvió a centrar, el balón dio en un defensor y le cayó muerto a Cavani, un caramelo a la puerta de un colegio. El veterano delantero uruguayo aprovechó el regalo y subió el 1-1 al marcador.

Redobló el sufrimiento el Villarreal, en el que Emery introdujo cambios defensivos (Coquelin por Bacca), el United apretó sin más que otra ocasión muy clara de Cavani que desvió Pau Torres y el Submarino logró llegar un tanto maltrecho a la prórroga.

El Submarino llegó más entero

El Villarreal empezó el tiempo extra con otro aire. Durante toda lá prórroga fue superior ante United encogido y al final fundido. Al Villarreal le faltó punch para rematar y todo se fue para la suerte de los penaltis. Tras diez lanzamientos bien tirados por los dos equipos Rulli marcó el decisivo y luego detuvo el lanzamiento de De Gea. El Villarreal rompía los pronósticos y se llevaba la Europa Liga. La cuarta para Unai Emery, que ya ganó otras tres con el Sevilla. El Submarino vivía el día más grande de su historia./LaVanguardia

CACTUS24 26-05-21

Anuncios Google