jueves, julio 18, 2024
InicioSaludLa pandemia ha disparado los casos de Trastorno Obsesivo Compulsivo

La pandemia ha disparado los casos de Trastorno Obsesivo Compulsivo

El Trastorno Obsesivo Compulsivo (TOC) es una enfermedad mental que afecta al 2,5 % de la población global. Esta afectación psicológica se encuentra entre una de las 20 enfermedades más incapacitantes a nivel mundial.

La persona que la desarrolla es muy sensible a los cambios de contexto en el que vive, pues le provocan inestabilidad, estrés y ansiedad. Por ello, esta pandemia ha sido un detonante para el aumento de casos, revela la revista Saber Vivirtv.

La crisis sanitaria ha influido de varias formas: la situación de incertidumbre, la pérdida de control sobre nuestra propia vida y el cambio sufrido en nuestras rutinas, han actuado como estresores que ha precipitado nuevos brotes de TOC o un empeoramiento en quienes ya lo padecían.

Nieves Álvarez, psicóloga especialista en Trastorno Obsesivo Compulsivo y Ansiedad, habla de este trastorno y de las claves para reconocer y tratar este problema.

¿QUÉ ES EL TRASTORNO OBSESIVO COMPULSIVO?
“Se trata de un trastorno que genera mucha ansiedad por tener pensamientos no deseados que van en contra de tu propia esencia como persona y que predicen daños propios o de terceros de los que te sientes responsable y que necesitas evitar mediante otros pensamientos o actos”, explica la especialista en TOC.

Esta enfermedad está asociada a una sensación de angustia, temor y estrés continuado en un grado elevado, que supone un problema diario para quien lo sufre y que repercute negativamente en su calidad de vida.

Los síntomas más claros del Trastorno Obsesivo-Compulsivo son:

  • Pensamientos desagradables que implican peligro y se imponen a nuestra propia voluntad.
  • Necesidad de realizar ciertas conductas y de una determinada manera.
  • Evitar situaciones, lugares u objetos.
  • Ansiedad y malestar muy elevados que ocupan gran parte del día.

¿Cómo se manifiesta?

El desarrollo del TOC suele ser gradual, se va desarrollando a lo largo del tiempo y la persona no suele ser consciente hasta que los síntomas empiezan a interferir con su vida.

Los afectados suelen convivir con el trastorno bastante tiempo porque al principio no notan las limitaciones que les va ocasionando, ya que empiezan siendo sutiles y van empeorando. De hecho, pueden tardar varios años en buscar ayuda.

Nieves Álvarez nos pone un ejemplo: «No compruebas si has cerrado bien la puerta 50 veces de un día para otro. Empiezas comprobándolo una vez y te quedas a gusto, un poco más adelante empiezas a dudar de si has comprobado bien que está cerrada y y lo haces una segunda vez y así progresivamente. Llegas a darte cuenta de que tienes un problema cuando llevas 20 minutos comprobando si has cerrado la puerta y, a pesar de que sabes que vas a llegar tarde a trabajar, necesitas comprobarlo una vez más».

«En la consulta hemos notado un aumento brutal de pacientes nuevos e incluso de pacientes antiguos que ya tenían el alta y que han tenido que volver», explica la psicóloga. Esta ha sido una tónica habitual durante la pandemia en todos los trastornos mentales, no solo en el TOC.

Lo que si ha provocado la COVID es que los afectados que ya estaban muy obsesionados con la limpieza o los gérmenes, puedan justificar sus conductas compulsivas de modo racional, ya que lo que ellos venían haciendo ahora lo recomiendan las autoridades sanitarias.

Si lo tenemos nosotros, la angustia y ansiedad que nos provoca nos va a llevar a buscar información al respecto en el momento en que los síntomas nos desborden.

https://cactus24.com.ve/una-mujer-murio-y-otra-esta-grave-por-reaccion-adversa-a-la-vacuna-de-johnson-johnson/

Cactus24 (13/04/2021).

Lo más popular