Delincuente fue golpeado y después perdonado por la comunidad

Tres días después del crimen del sacerdote larense Irailuis José García Escobar, de 39 años de edad, párroco de la iglesia Nuestra Señora de Fátima, los miembros de la comunidad de Santa Isabel, ubicada al oeste de Barquisimeto intentaron linchar a un delincuente.

Con su dolor a flor de piel por la pérdida del sacerdote los residentes de la zona están atentos ante cualquier incursión delictiva pues están hartos de ser azotados por el hampa.

El pasado miércoles en horas de la tarde se registró el robo de una joven a quien pretendían despojar de sus pertenencias. Los vecinos pillaron al presunto delincuente, lo persiguieron y comenzaron a golpear. Le quitaron los zapatos, la camisas, dejándolo tan solo con los pantalones. Le amarraron las manos, los pies y el cuello a un poste mientras seguía recibiendo golpes por parte de varias personas, hasta el punto que le reventaron la boca y la cabeza.

Un grupo llamó a la policía del estado Lara para que se llevara al hampón, pero la respuesta que recibieron es que no tenían unidades.

Los residentes de Santa Isabel indican que no existe patrullaje alguno por la zona, que es por eso que la delincuencia tiene azotada dicha zona.

En vista que no acudía autoridad policial alguna, la comunidad le perdonó la vida al hombre  por lo que decidieron soltarlo tras tenerlo sometido por al menos dos horas.

Foto: Cortesía

ATENCIÓN: Cactus24 no se hace responsable de los comentarios emitidos por los lectores.