¿Vale la pena dejar el revocatorio en la CRBV?

Por segunda vez, el referéndum revocatorio ha sido solo útil al estatus quo, al presidente y sus allegados. En el 2002 el expresidente Chávez maniobró e hizo todo lo posible para evadirlo, generando la tétrica crisis de gobernabilidad que produjo pérdidas irreparables a la nación, en vidas humanas y económicas. No fue sino hasta que pudo hacerse del CNE y levantar en las encuestas (gracias al inicio del boom petrolero/rentismo) que finalmente éste se celebró… ¡Tardíamente!

En el 2016 hemos visto cómo la institucionalidad secuestrada le ha dado una vez más carga extemporal al referéndum revocatorio, a través de desafueros que parecen perpetrados por onagros jurídicos, por iletrados del derecho. Nuevamente, la impopularidad del ejecutivo nacional es causante del crimen electoral, esta vez no hay boom petrolero que se preste al sacramental auxilio, probablemente lo único sean los acuerdos de un diálogo político en que se pacte la muerte del revocatorio a cambio de unas postergadas elecciones regionales (ya con viso inconstitucional) arrastradas ilegal e ilegítimamente a beneplácito del régimen, así el gobierno reza “rodilla en tierra” por un milagro auxiliador que recoja el irrecogible rechazo al oscurantismo llamado “Socialismo del Siglo XXI”.

- Anuncios -

Muchos critican a la MUD por aceptar “dialogar” cuando ya tenía todo ganado y el gobierno no tenía nada qué ofrecer (fuimos, somos y seremos uno de esos críticos) pero… el verdadero culpable son las víctimas de ese delito electoral, ese que mientan “pueblo”, ese que acepta vivir en el país más costoso del planeta, entre los más inseguros, ser alimentado por bolsas de comida.

No enumeremos las problemáticas del país, al menos las más conocidas por ser de padecimiento común, hablemos de una cultura política autodestructiva, cavernicolizada, que hace de los gobernantes antiguos faraones, emperadores, reyes, figuras deificadas a las que el “pueblo” debe obedecer borreguísticamente.

Poseemos en la carta magna una oda a la participación ciudadana, pero la hemos partidizado nauseabundamente. Nuestra constitución valora la descentralización, el Estado Federal y hemos centralizado absolutistamente nuestro sistema de gobierno. Así, nos hemos obsequiado un mecanismo auxiliador/remediador de gestiones públicas calamitosas como lo es el referéndum revocatorio y hemos permitido solo sea una herramienta para que gobernantes se aferren al poder, al menos, el más relevante como lo es el Presidente de la Nación, muy erróneamente sobredimensionado en sus funciones en nuestra desfigurada democracia.

¿Vale la pena dejar el revocatorio en la CRBV? La respuesta es un vergonzoso ¡No! para dejarlo y hacerlo valer primero la educación y el trabajo deben ser las principales fuentes generadoras de riquezas y bienestar del país. Mientras sigan siendo el petróleo y demás fortunas fáciles el revocatorio, la participación ciudadana y nuestra democracia serán solo discursos cazabobos, anzuelos y pretextos de élites que sustituyen a otras élites… mientras el pueblo se hace cada vez más pobre.

@leandrotango 

Cactus24 (22-11-16)

Comentarios