Revoquemos si… ¡Pero al pueblo!

El pueblo de Venezuela, contrario a lo que muchos pudieran asegurar hoy, ha sido caracterizado históricamente por ser amante de la paz, el trabajo, por su elevada carga de creatividad, en nada se relaciona o emparenta con lo que se ha convertido la nación, infestada de violencia, de populismo repartidor de presuntas políticas sociales “masificadas” que esclavizan a la pobreza, so pena de servilismo electoral.

La Venezuela de 2017 es inédita, incomparable con alguna era de nuestra ultrajada democracia, los gobernantes han asumido el control absolutista del Estado, se han trasferido la soberanía, nuestra democracia ha retrocedido cavernariamente. La casta gubernamental se ha apoderado del andamiaje institucional, de nuestros recursos, de las telecomunicaciones, de todo el flujo informativo… a la sociedad le han impuesto todo tipo de controles, restricciones, racionamientos, coercionándola a organizarse conforme intereses goberneros/partidistas a cambio de efímeras retribuciones económicas/financieras, que a su vez están desprovistas de contraloría, divorciadas de las necesidades sentidas y reales de la población.

El Socialismo del Siglo XXI no es un proyecto país, mucho menos de Estado, es simplemente un proyecto retencionista de poder, por eso en lo único que se han desvivido sus líderes ha sido en sembrar culto al presidencialismo, su deificación, arraigar la centralización, la creación de estructuras paralelas a las contempladas en la constitución cuya característica transversal son autoridades impuestas a dedo por el ejecutivo nacional, la mayoría de ellas militares.

Lo que se le está haciendo a la Asamblea Nacional es la abominación republicana más grave de toda nuestra historia; acusada de desacato e inhabilitada por exigir se respete la soberanía del pueblo de Amazonas. Aquí no valen las justificaciones, quien defienda ese ultroso desafuero lo hace desde entrañas meramente partidistas.

Sí en verdad hubo fraude y las pruebas eran tan evidentes que permitió la aventurada decisión de desincorporar diputados ya proclamados por el CNE ¿Por qué no ha avanzado el juicio? ¿Por qué solo hay celeridad al momento de redactar sentencias contra la AN (más de 20 desde enero) y no la hay para decidir sobre el afrentoso caso que ha dejado toda una entidad federal huérfana en el parlamento de la república?

¿Quieren saber por qué? Porque esa mayoría de 112 diputados podría convocar una Asamblea Nacional Constituyente que daría coto definitivo a esta funesta era de desinstitucionalidad, barbarie y proliferación de aberrantes patologías político-sociales… sobretodo, porque así habría castigo a los responsables de esta inhumanidad.

Muchos creen que revocar al actual régimen sería la cura de todos nuestros males y no es así, sería un paso importantísimo, pero más determinante es revocar junto con él al pueblo que permitió este pandemónium país, abrirle paso a un pueblo exigente, que no tolere gobernantes fracasados, que sea amante de la ley, el trabajo y la educación.

@leandrotango      

CACTUS24 (14-10-16)

Activar Notificaciones

y Recibir Noticias Click Aquí

Si tienes TELEGRAM  en tu dispositivo, únete a nuesto canal https://telegram.me/cactus24noticias

y activa la opción notificaciones para recibir en el momento las noticias más importantes.

COMPARTIR